Alumyna, Consulta de homeopatía en Barcelona

Homeopatia, Remedios de la materia médica, Soluciones y Bienestar, para mejorar con homeopatía la salud, Consulta homeópata y también online barcelona

15 julio, 2012
por nini
Comentarios desactivados

Síntomas regionales Cocculus Indicus, E. B. Nash

vértigo, mareo, parálisis, lesión medular

vértigo, mareo, parálisis, lesión medular

Farringtón dice: «Cocculus actúa sobre el sistema cerebro— espinal, produciendo gran debilidad en estos órganos, *** Cocculus causa una debilidad paralítica de la médula y sobre todo de los nervios motores: Así, encontramos que es un remedio seguro y frecuente para la parálisis originada por las enfermedades de la médula espinal.

*** También está indicado especialmente en el principio del trastorno, cuando la región lumbar de la médula está afectada; hay debilidad en la cintura como si estuviera paralizada, y ésta flaquea cuando se árida. Hay debilidad de las piernas y con esto naturalmente quiero significar que me refiero solo a las extremidades inferiores. Las rodillas flaquean al caminar, las plantas de los pies se sienten como si se encontrasen machacadas; primero se duerme una mano, después la otra y á veces se adormece todo un brazo y aún se siente como si estubiera hinchada la mano.

Estos síntomas permiten establecer la sintomatología de toda la droga y parecen depender de una debilidad espinal. Dunham dice: «Su esfera de acción es prominente, sobre el sistema de la vida animal; el sistema’ muscular voluntario primero, y el sensorio después son sus principales sitios de su acción. La náusea que puede llegar al vómito, va acompañada de desfallecimiento y de un vértigo intenso al levantar la cabeza, siendo dicho vértigo un síntoma característico.»

Hughes manifiesta, que: “Su influencia se extiende más á los  músculos voluntarios que á las facultades intelectuales; lo cual está conforme con las experimentaciones de Hahneman.”

En Pareira leemos: “Obra más sobre los músculos voluntarios, que sobre las facultades intelectuales.

Hemos dado estas citas de diferentes autores porque nos ayudan mucho a establecer un punto de partida práctico. El Dr. Hughes dice, que las experimentaciones de Hahnemann, corroboran dichas generalizaciones. Veamos ahora las citas de sus patogenesias:

*Debilidad de los músculos cervicales, con pesadez de la cabeza “parecen incapaces de sostenerla” [Cale, phos. Veratr, alb,)

**Dolor paralítico en la cintura acompañado de contracciones espasmódicas extendiéndose a las caderas lo que impide caminar.

***Las rodillas flaquean por debilidad el sujeto vacila al caminar y tal parece como si cayera de un lado.

* Unas veces los píes están dormidos, y otras lo están las manos, estas tiemblan durante el acto de comer y tanto más, cuanto más se alzan.  Primero una mano y luego la otra, parecen insensibles y dormidas. Las plantas de los pies se duermen estando sentado.

* Ataque general de debilidad paralítica con dolor en la espalda.

Todos estos síntomas se comprueban en la Enciclopedia de Materia Médica Pura de Allen. Están expresados con frases muy sencillas en dicha obra, y guardan perfecta conformidad con lo dicho por los noables escritores ya señalados. En resumen, Cocculus obra sobre la espina y los músculos motores, pudiendo por lo tanto ser aplicado para la curación de estas enfermedades, según las instrucciones de Hahnemann. Así pues, en la práctica de la Medicina curativa simplificada y libre de las teorías especulativas de los sofladores y cuando se cura una enfermedad por medio de Cocculus claro es que se ha empleado esta substancia guiándose el práctico por la ley de la “totalidad de los síntomas,*^ ley que se comprueba diariamente, en todos los casos curables. Podemos sintetizar, la acción de este remedio sobre el sistema nervioso, con una sola palabra, postración, pero debemos señalar que clase de postración, antes de prescribir.

Muchos remedios postran terriblemente, y cada uno tiene su clase peculiar de postración, pero cuando alguno, como oí decir a un celebre cirujano en un colegio homeopático, se enorgullece de formular tomando como base los conocimientos fisiológicos adquiridos, sin tener en cuenta la sintomatología, no puedo menos que decir: que sabe poco ó nada del arte de  prescribir homeopáticamente, cualesquiera que sean sus otros conocimientos.

Según las sabias y muy bien comprobadas enseñanzas de Hahnemann, sólo la sintomatología conduce seguramente á la verdadera prescripción científica, no importa sea cual fuerela condición patológica.  Al lado de los síntoma que indican la postración general y los trastornos espinales o asociados con ellos, enoontramos los siguientes que son muy característicos: “Confusión o aturdimiento aumentando por comer ó beber. Vértigo como si estuviera intoxicado y confusión de la mente.

* Vértigo rotatorio al levantarse de la cama, que obliga á acostarse de nuevo.

** “Dolor de cabeza con inclinación al vómito.

** “Todos estos sintomas se agravan por andar en carruaje o en bote.»

areo aliviado sobre cubierta y por el aire fresco- Tabaco

Los dolores de cabeza y el vértigo de Cocc se diferencian de los de Bry. no obstante el hecho de que ambos se agravan por sentarse en la cama. En Bry. y en otros remedios el malestar del estómago precede al dolor de cabeza, en tanto que en Cocc. sucede lo contrario.

La sensación dolorosa de debilidad o vacuidad en la cabeza se encuentra en Cocc, y está en relación con la debilidad general. La sensación de vacuidad que es otra manera de llamar á la sensación de debilidad es un característico general de Cocc, y se encuentra en la cabeza, abdomen intestinos, pecho, corazón, estómago, en suma, en todos los órganos internos. La nausea de Cocc. que es un síntoma constante de los dolores de cabeza, es muy semejante altan característico de Colch, esto es: «Extrema aversión a los alimentos, originada aun por el simple olor de ellos, pero con hambre. » Con la nausea es más pronunciada así como la aversión a los alimentos. El enfermo está nauseoso casi hasta el sincope.

Con Cocc, hay sabor metálico de la boca. El senario se encuentra en la misma depresión profunda que invade al sistema nervioso general. El enfermo está triste, absorto en si mismo, meditabundo, caprichoso, callado, se sienta en los rincones, preocupado con tristes pensamientos etc. Todo esto es muy particular en los casos de fiebres nerviosas. Depresión depresión y depresión. Cocc. tiene también síntomas muy importantes en las reg¡ones uterina y abdominal y uno de ellos es, la gran distensión del abdomen. Dicho estado se encuentraen el cólico flatulento y en la dismenorrea. En el cólico flatulentopara el cual es un remedio tan importante, el enfermo tiene una sensación como si el abdomen estuviera lleno de astillas agudas ó piedras. Los ataques ocurren á menudo á media noche. Los gases parecen estar aquí y allí y la salida de ellos no alivia mucho porque nuevas cantidades ocupan su lugar. También existe un gran peso en laregión inguinal como si fuera á presentarse una hernia. En la dismenorrea, además déla distensión, dolores calanbroideos como de pelliscos, que son muy intensos, acompañados de un grado notable de debilidad. Siente la enferma tal debilidad que no puede estar en pie, hablar o caminar. Este es un síntoma muy característico, y a me dida que aumenta se asemeja al de Carbo animal pero en Cocc, está en armonía con la postración general del remedio, mientras que en Carbo anim, el flujo la debilita. En Goce, el flujo puede no ser muy excesivo, si- no por el contrario puede ser cada vez menor y la leucorrea.

14 julio, 2012
por nini
0 Comentarios

Helleborus

Enclaustrado en el interior, porque el mundo duele : Shankaran

 

SINTOMAS MENTALES DE HELLEBORUS NIGER *** 1 Según Hahnemann, es muy característico de Helleborus “una especie de estupor, un embotamiento sensorial, un estado en el que, con la visión intacta, nada se ve muy netamente, y el paciente no presta ninguna atención a nada; con la audición perfectamente sana, nada es oído claramente; con órganos gustatorios perfectamente constituidos, todo parece haber perdido su sabor; donde la mente está siempre, o a menudo, sin ideas; donde el pasado es olvidado o apenas recordado; en el que nada le produce ningún placer; en el que el sueño es muy liviano y nunca hay un verdadero sueño reparador; y en el que uno desea trabajar sin tener las fuerzas necesarias o la atención requerida para hacerlo”. Hay una lentitud de las percepciones sensitivo sensoriales, de la comprensión y de las respuestas; hay una dificultad o, incluso, una verdadera ruptura de origen central, de las asociaciones sensitivo motrices y de la ideación; la mente parece haber perdido el comando de su cuerpo, y los músculos rehúsan obedecer apenas la mente se distrae de ese objetivo o no es fijada fuertemente en lograr una respuesta muscular (si habla, se le cae lo que tiene en la mano); no puede trabajar. Está como ausente, distraído, o como absorbido en sus pensamientos. Se concentra con gran dificultad, sobre todo cuando estudia o lee, o si debe responder a una pregunta, ya que, entonces, piensa mucho tiempo antes de contestar o contesta muy lentamente, o confusamente (como si pensara en otra cosa), o rehúsa contestar, por el esfuerzo mental que le exige. Habla lentamente. Está aturdido, sobre todo a mediodía y durante los escalofríos; o en un estado de estupefacción, como si hubiera bebido, peor entre las convulsiones; o en un estado de completa inconsciencia, aunque contesta correcta y lentamente al ser interrogado, recayendo de inmediato en la inconsciencia. Hay una verdadera deficiencia de ideas, llegando en un grado mayor, a la imbecilidad (el imbécil que grita cuando se ocupan de él) o a la idiocia. Habitualmente, tiene la mirada fija en un punto y no puede pensar. *** 2 Afectivamente, este estado mental se traduce en una marcada indiferencia o apatía a todo: a sus seres queridos, a sus parientes o amigos, a toda diversión o placer, a toda impresión externa, a las cosas. No pide nada ni pregunta nada ni exige nada, ni dice nada. *** 3 El intelecto lento o disminuido se manifiesta también en el menoscabo de la memoria, que es deficiente: olvida lo que ha oído o leído o dicho, ó lo que está por decir, y también las palabras. ** 4 En los estados de estupor o en el sueño hay gritos involuntarios y gemidos o lamentos. Grito encefálico en los problemas meningo encefalíticos agudos. * 5 Melancolía o tristeza silenciosa; con desesperación, desespera de curarse; después de una tifoidea; en niñas en la pubertad, o cuando las menstruaciones no vuelven después de aparecer por primera vez. Suspiros ínvoluntarios. Deseos de esconderse. Nostalgias, y efectos de nostalgias. Envidia ver felices a otros. Ideas suicidas. Piensa que obró mal, y se reprocha. * 6 Constantemente pellizca sus labios, la nariz, las cobijas, o se mete el dedo en la nariz, sobre todo en estados de inconsciencia o estupor, o en afecciones agudas meníngeas o cerebrales. * 7 Irritable, se encoleriza fácilmente, sobre todo si lo interrumpen o cuando le hablan. Peor por el consuelo. Aversión a la compañía. Reservado, concentrado en sí mismo. * 8 Gran indecisión. Inquietud ansiosa. * 9 Delirio, a veces rabioso o maníaco, sobre todo durante la fiebre; hasta intenta escapar; durante el delirio, contesta bien a las preguntas, pero recae de inmediato en él. Alucinaciones: le parece que todo es nuevo; ve diablos. * 10 Sus síntomas se modifican al pensar en ellos, pudiendo, según los casos, mejorar o agravarse. * 11 Miedo: a morir; a cosas imaginarias; a la mala suerte o a la desgracia. 12 Otros síntomas: Habla dormido. Hipersensible a ruidos. Alcoholismo. Está como en un sueño. Desconfiado.

SINTOMAS GENERALES DE HELLEBORUS NIGER ** 13 Los síntomas aparecen o se agravan: de 16 a 20 horas, y a la noche; por el aire frío, o al destaparse; por los esfuerzos y el movimiento; al agacharse; por el tacto. Mejor: por el calor, por abrigarse; quedándose muy quieto; al aire libre. ** 14 Convulsiones con extrema frialdad de todo el cuerpo, excepto la cabeza y el occipucio, que están calientes. Convulsiones en niños; en el puerperio; a veces con conciencia; de un solo lado. Sacudidas en los músculos mientras duerme. Tétano. Desmayos. Hemiplejías; parálisis indoloras. Debilidad paralítica: se desliza hacia abajo en la cama. * 15 Consecuencias o efectos de una anestesia general (Foubister) o de traumatismos cefálicos. * 16 Exudados o edemas que aparecen bruscamente, generalizados (anasarca) o localizados (en el cerebro, tórax, abdomen y extremidades); después de una escarlatina, de la supresión de un exantema o después de un paludismo; con fiebre, debilidad y anuria. Hinchazón pastosa; mixedema. 17 Dolores violentos, especialmente periósticos, que se agravan por el aire fresco, la fatiga coporal, comer o beber. Relajación repentina de todos los músculos.

DESEOS Y AVERSIONES DE HELLEBORUS NIGER * 18 Deseo de bebidas alcohólicas, pan, pan con manteca, bebidas frías y carne. Aversión a las grasas, a la carne gorda, a las verduras, al agua, al chucrut.

SINTOMAS PARTICULARES DE HELLEBORUS NIGER *** 19 Mareos al agacharse. Cefaleas presivas, estuporosas, con pesadez y congestión cefálica; más en el occipucio y vértex; peor al agacharse, por mover la cabeza, por esfuerzos, por cualquier movimiento, al subir escaleras o durante los escalofríos o por pensar en el dolor; mejor en reposo y al aire libre o por distraerse; puede extenderse desde el occipucio a la nuca o de ésta al vértex. Con estos síntomas o en problemas meningoencefálicos o de cualquier orden, el paciente mueve la cabeza de un lado al otro constantemente, con quejidos, cuando la tiene apoyada en la almohada, o la hunde mucho en la almohada (aún durmiendo) o la lleva hacia atrás, o lleva las manos a la cabeza y grita o se la golpea. Meningitis cerebroespinal aguda o tuberculosa, con exudado; con el grito encefálico y parálisis más o menos completas. Síntomas cerebrales durante la dentición. Encefalitis agudas. Secuelas, aún alejadas, de encefalitis o meningitis agudas. Hidrocefalia post escarlatinosa o tuberculosa de rápida evolución; con sopor y movimientos cefálicos; con diarrea o con anuria. Conmoción cerebral. Cuero cabelludo muy sensible y doloroso al tacto y al mover la cabeza, peor en el occipucio, como si estuviera golpeado. La frente está arrugada cuando hay trastornos cerebrales, con sudores fríos. Sacudidas en el cuero cabelludo al moverse, agacharse o subir escaleras. Caída del cabello, más en el occipucio, con dolores. Escamas o costras húmedas en la cabeza. Bultitos en la piel de la frente. ** 20 Mirada fija en un punto, ausente; durante el estupor ojos muy abiertos, con insensibilidad a la luz. Pupilas dilatadas (más una que la otra) o alternativamente contraídas y dilatadas, o contraídas; arreflexia pupilar a la luz. Dolor en los ojos, como si le clavaran un clavo en los rebordes orbitales. Pesadez y presión en los ojos, hacia abajo. Sacudidas en el elevador del párpado. Fotofobia diurna. Estrabismo. Ojos vueltos hacia arriba. Ojos hundidos. Ceguera nocturna. 21 Otalgias intensas, día y noche. * 22 Narinas sucias y secas. Se frota la nariz. Olfato disminuido. Nariz afilada. * 23 Cara pálida; hundida; edematosa. Mandíbula colgante. Neuralgia facial izquierda; no puede masticar; dolor en el hueso malar. Labios hinchados, con vesículas blancas. Labio superior agrietado. Las comisuras labiales están lastimadas o agrietadas. Movimientos de masticación o como si mascara algo, involuntarios, en procesos agudos. Labios arrugados, pellizcados y despellejados maquinalmente. Cara como si tuviera hollín alrededor de ojos y nariz. * 24 Rechina los dientes, aún en el sueño. Odontalgias de noche, peor por calor o frío. Gran sequedad en el paladar, con dolor al tragar. Horrible aliento, muy fétido. Intensa sed, traga los tiquidos ávidamente, sobre todo si son fríos, y muerde la cuchara en que se los dan, pero permanece inconsciente. Sialorrea. Aftas y vesículas en la boca y lengua, peor en la punta (muy dolorosa al tocarla). Lengua hinchada; blanca y seca de mañana. Gusto amargo. 25 Saciedad rápida. Al comer, no le siente gusto, y aparecen náuseas, que mejoran después de comer; con eructos frecuentes. Vómitos negruzcos o verdes. Pesadez, plenitud y distensión en el epigastrio, con dolor ulcerativo. Gastralgias peor al toser y caminando, a cada paso que da. Gastralgias ardientes. 26 Frío en el vientre; pesadez; pinchazos. Edemas en el vientre. Ruidos como de gorgoteo, más al respirar hondo, como si hubiera agua en los intestinos. Borborigmos. Presión terminando en puntadas en la ingle, como si fuera a aparecer una hernia. Fuerte presión en el medio del pubis. * 27 Diarrea: durante la hidrocefalia, la dentición, el embarazo, etc. Las heces son acuosas, claras, adherentes, o de mucus incoloro; o blancas y gelatinosas; o como charco de ranas; precedidas de pinchazos en la región umbilical, o con dolores de vientre y náuseas; con tenesmo. Heces escasas y duras, con violentos dolores cortantes en el recto hacia arriba, durante y enseguida después de defecar; ardor anal después. Siente como si los intestinos no tuvieran fuerzas para evacuar, aún con heces blandas. Heces involuntarias. Hemorroides. *** 28 Deseos frecuentes de orinar, pero la orina es escasa, negra, con sedimento como borra de café, o roja. Orina suprimida o anuria en trastornos cerebrales o en edemas o anasarca. Albuminuria después de escarlatina o difteria o en el embarazo. Chorro débil. Orina copiosa, pálida, acuosa. Nefritis agudas o subagudas. * 29 Supresión del deseo sexual en el hombre, con flaccidez y frialdad de los genitales. * 30 Amenorrea: por amor no correspondido y por mojarse los pies. Dolor bajo el pezón izquierdo. * 31 Respiración suspirosa. Disnea con ansiedad, peor a la noche, debe erguirse en la cama. Tos seca, peor de noche, con ahogos y dolor en el hipocondrio izquierdo. Constricción en la garganta que lo sofoca. Respiración acelerada, o lenta y profunda, o jadeante. Constricción y calor en el tórax. Hidrotórax. 32 Palpitaciones. Ansiedad precordial que le impide descansar. Pulso lento; o casi imperceptible. * 33 Rigidez y dolor en cuello y nuca al moverlos. Adenopatías en el cuello. Dolor contractivo lumbar. Dolores lancinantes en la columna. Dolor entre los omóplatos, como golpeado. * 34 Movimientos automáticos o involuntarios de los miembros de un lado, mientras que los del otro están completamente paralizados. Dolores agudos en huesos y articulaciones de brazos y dedos. Sacudidas musculares en los brazos. Falta de fuerzas en las manos. Rigidez espasmódico de los dedos. Ulceración periungueal. Caen las uñas en dedos de pies y manos. Vesículas húmedas e indoloras entre los dedos de pies y manos. Dolor en las caderas. Rigidez y tensión en los muslos. Dolores muy agudos en las rodillas y pies. Falta de estabilidad en las piernas. Debilidad en miembros inferiores; en pies. 35 Sueño soporoso con quejidos, gritos y sacudidas. Somnolencia, con ojos semicerrados y vueltos hacia arriba. No recuerda lo que sueña. Sueño inquieto. Insomnio. ** 36 Escalofríos a predominio diurno, que comienza en los brazos, con frío en todo el cuerpo, sobre todo en las extremidades, con carne de gallina, sin sed. Fiebre ardiente de noche después de acostarse, con calor especialmente en la cabeza y escalofríos internos. Sudores nocturnos hacia la madrugada, fríos y, a veces, pegajosos. 37 Piel pálida; mixedematosa. Erupciones miliares. Descamación general de la piel. Caída de pelos y uñas en todo el cuerpo. COMPLEMENTARIOS: Natrum Muriaticum Zincum.

13 julio, 2012
por nini
Comentarios desactivados

Síntomas regionales Ignatia, E. B. Nash

homeopatía

dolor de amores, de separación, dolor por muerte de un ser querido

Es otro de los muchos remedios nerviosos. Sus peculiares sintonías mentales así como los de Acon. Cham., Nux vom, y otros muchos, son muy caracterís- ticos. Como ellos Ignatia parece que exalta la impresionabilidad de todos los sentidos; pero hay en Ignatia un elemento muy marcado de tristeza, y mucha predisposición para la pena. Cualquiera persona que sufra de aflicciones profundas, contenidas, con grandes suspiros, muchos sollozos, etc. y especialmente si está inclinada a ocultar dicha pena az los demás esta será su remedio.

Desea estar sola con su dolor. Suspira inveho y parece estar muy triste, débil, y tal debilidad, la siente de preferencia en el hueco epigástrico.

Se siente débil, extenuada y enteramente perdida.

Otro estado igualmente característico de la mente es un humor variable, y ningún medicamento es tan apropiado para esto como Ignat, Acón. y Coff.y Nux mosch. y algunos otros también tienen este síntoma, pero Ignatia en el mayor grado y así, este remedio es uno de los mejores para el tratamiento de las afecciones histéricas. El enfermo, se siente lleno de alegría y júbilo, y de pronto pasa al otro extremo  de melancolía, tristeza y lágrimas, y estos estados del ánimo se alternan con suma rapidez. También existe en Ignatia algunas veces un carácter impaciente, pendenciero, irritable, (aunque no al grado de Cham.)

A causa de su impresionabilidad excesiva, se atemoriza el paciente de Ignat. con fácilidad,y esto nos hace considerarlo como uno de nuestros mejores remedios para los efectos del terror, rivalizando con Acón, Veratr, a Ib. y Opium. En resumen, Ignatia se puede llamar el mejor remedio para los caracteres. Acausa de estos síntomas mentales, es un gran remedio nervioso. Actúa sobre la médula, y de una manera tan marcada, como Nux vómica afectando los nervios motores y sensitivos. Es uno de nuestros mejores remedios para los espasmos o convulsiones y está especialmente adaptado para las afecciones espasmódicas originadas por causas mentale

Como después  del terror castigos de los niños y otras emociones fuertes. En un caso de convulsiones puerperales en el cual muchos remedios habían fallado, el médico de cabecera, observando á la enferma durante uno de los espasmos, notó que tenía una sucesión de largos y pro-fundos suspiros, al concluir el acceso. Inquirió, si había sufrido de un trastorno mental reciente, y supo que había perdido á su madre con la cual era muy amorosa y por cuya pérdida había estado triste, desde algunas semanas antes. Ignatia á la 30  la curó muy rápidamente.

Otra modalidad, aparte de las convulsiones, que tiene Ignatta muy marcada, son las contracciones en cual quiera parte del cuerpo; de aquí que sea uno de nuestros mejores remedios en la corea, especialmente si ha sido originada por susto, pesar por parte de la mente; por la dentición ó las lombrices por parte de la irritación refleja. Hay solamente un remedio que se parece á Ignaíia para estas contracciones y es Zincum metallicum. Por supuesto que Agaricus, Hyosciamus, Cuprum viet. etc. están en seguida, y alguno pudiera pensar que son iguales. Veratrum viride cuando sea mejor conocido, también reclamará muy justamente su lugar entre ellos. Ignatta es á veces recomendada para las parálisis, pero se encontrará, pienso, raras veces útil y solo aceptable en los casos histéricos, que no sean de un carácter notoriamente peligroso. Así como Acon.y Cham, y Cd.

Ignatia tiene grande sensibilidad como su compañera Nux vómica es un gran remedio para los dolores nerviosos de cabeza, sobre todo en los sujetos histéricos. –Podría decirse que, del mismo modo que Nux se adapta á los hombres nerviosos, Ignatia es útil para las mujeres, lo cual es una completa verdad. Udes. recordarán que los dolores de la cabeza nerviosos é histéricos son casi siempre de un solo lado. Por esto Ignatia es imminente remedio para estos dolores, lo que se expresa con estas palabras: «Dolor de cabeza como si un clavo la aira- vesara de un lado á otro aliviado por descansar sobre el lado dolorido-»

— Estos dolores de cabeza se presentan en las personas nerviosas y sensibles ó en aquellas cuyo sistema nervioso ha sufrido por grande ansiedad, pena ó trabajo mental. Los síntomas variables y contradictorios tan característicos de esta droga se demuestran aquí, como en todas partes, y no solamente el dolor en la cabeza cambia de localidad; sino que, al mismo tiempo se puede presentar gradualmente y desaparecer de una manera rápida (como enyicid. sulph.) como ó en Belladona que se presenta y desaparece tan rápidamente como ha venido, En Acón, Gelsen. Ver, alb, y Silícea el dolor de cabeza termina con una abundante emisión de orina y esto sucede á menudo en las cefalalgias de las mujeres nerviosas histéricas: (Lac de dolor y abundante emisión de orina durante el dolor de cabesa )

Finalmente las cefalalgias se agravan con el caté con furnar, con el abuso del rapé, alcohol, demasiada  atención; por hacer esfuerzos al defecar y es aliviado algunas veces mientras se corne, agravándose inmediatamente después. También se acompaña de hambre como en Psorinun, Se agrava también por los huevos fríos, por volver la cabeza repentinamente, inclinándose; cambiando de posición, comiendo, mirando hacia arriba largo tiempo, moviendo los ojos, por el ruido y por la luz. Se mejora por el calor, por descansar sobre el lado dolorido, por la presión suave, el calor exterior y la abundante excreción de orinas claras.

Ignatia posee síntomas intensos en la garganta; en primer lugar se encuentra el más frecuente llamado Bolo histérico  que es como si una bola subiera del estómago á la garganta y fuera a sofocar á la enferma; ella la traga pero se vuelve á subir; es un síntoma muy penoso. Ignatia es muy útil cuando las enfermas se sienten afligidas y desean gritar; por supuesto que estos son simplemente sensaciones nerviosas, pero Ignatia vá más allá, ha curado afecciones de la garganta, como la tonsilitis y la difteria. En estos casos el síntoma característico verdadero es, que el dolor y los sufrimientos de la garganta se alivian al tragar y se agravan entre dos actos de la deglución (Capsicum).

Aquí es donde la Homeopatía realiza una de esas espléndidas curaciones curando dichos casos con remedios no usuales y produciendo satisfacciones á quien realiza la cura. Los enfermos de Ignatia además de la agravación cuando no degluten, la tienen al tragar los líquidos y se alivian al tragar los sólidos. Sucede lo que en Lachesis, como Udes. recordarán; pero es lo contrario de Bapt. que pueden tragar líquidos solamente, porque la más mínima partícula de alimentos sólidos los ahoga. Es necesario tener siempre presentes estas semejanzas y difisrencias porque ellas nos conducen á hacer lo que vulgarmente se llama una prescripción certera ahorrándonos mucho tiempo y sufrimientos. Algunos de los especialmente valiosos síntomas de Ignatia además de los ya indicados es la extrema aversión á «fumar tabaco,» Es una aversión general y agrava muchos de los sufrimientos,  sensación de debilidad vacío y hueco en la boca del estómago. y En el caso de Ignatia se acompaña este síntoma de suspiros, y deseo de hacer largas inspiraciones.

Otros dos remedios tienen este síntoma dé hueco en el estómago de un modo tan marcado como Ignatia y son Hydr, y Sep, buscando otros síntomas podrá decidirse entre ellos. Dicha sensación de debilidad en el estómago de Ignatia es a veces descrita como una sensación de laxitud, como si el estómago estuviera colgando. Ipeca, también la posee, A veces observaremos algunos casos  de gastralgia en mujeres con tendencia histérica y entonces Ignatia será el primer remedio en el cual se pensará.

Ignatia tiene una acción positiva sobre el ano y el recto, y como Nux vómica tiene frecuente deseo de evacuar; pero en lugar de la deposición ó en ella, se presenta el prolap so. El enfermo está temerosa de hacer esfuerzos para evacuar y se encorva ó se levanta por él temor del prolapso; un dolor contractivo sigue á la deposición, durante una ó dos horas, y lo mismo sucede en Nitric acid. que tiene el mismo síntoma, después de una evacuación diarreica. Existe también el dolor en el ano sin relación con las evacuaciones.

El Dr Dun- ham, rey de los observadores, nos dá el característico: dolores agudos que se dirigen de abajo arriba hacia el recto, (Sepia tiene dolores similares en el útero.) Este síntoma es una joya y ha sido comprobado. Nó temos, pues, que Ignatia es uno de nuestros más importantes remedios recto-anales. Este remedio es único en sus síntomas febriles. No existe enfermedad en la que nos encontramos capa ces de mostrar mejor el poder de los remedios potentizados como en la fiebre intermitente. Casos crónicos, que han resistido al tratamiento de la Quinina durante años se curan con frecuencia y de una manera rápida y permanente por la potencia 200 y aún otfas más elevadas.

Los siguientes síntomas indican el uso de Ignatia

1. Sed durante el escalofrío y nunca en los demás períodos.

2. Escalofrío aliviado por el calor exterior.

3. Calor agravado por abrigarse.

4. Cara roja durante el escalofrío.

He aquí las cuatro patas de un taburete en el cual podemos sentarnos con entera confianza. Ningún otro remedio tiene sed durante el escalofrío y no en otro periodo, Udes, recordarán que en Nux vomy el escalofrío no se alivia por el calor de la estufa ó de la cama y que durante el calor necesita el paciente estar cubierto, porque el menor desabrigo origina de nuevo el calosfrío. Vemos que á pesar de ser la estricnina, el alcaloide de ambas drogas, se diferencian mucho cuando las aplicamos para la curación de la enfermedad. La cara roja durante el escalofrío me sirvió de guía para curar un caso obstinado y después que noté el color de la cara, supe que el niño estaba cerca de la estufa en el lugar más caliente que podía encontrar. La 200 lo curó prontamente. Otros dos casos en la misma familia, en la misma época y en el mismo distrito malárico fueron curados uno con Capsicum 200 y el otro con Eupat. El primero tenía escalofríoi que comenzaba entre los hombros, el segundo acusaba calosfrío en la madrugada precedido de gran dolor de huesos y vómitos de bilis al terminar el escalofrío. No recuerdo si he mencionado ya estos casos en otro lugar de la presente obra, pero es bueno repetirlos porque ilustran acerca de la altas potencias obedeciendo á nuestra ley de curación. ¿Puede un hombre razonable, ante dichos hechos, dudar de su evidencia?

12 julio, 2012
por nini
Comentarios desactivados

Propuesta para la piel, tratamientos más comunes en homeopatía

A continuación os dejo las enfermedades y problemas más comunes de la piel y sus correspondientes tratamientos homeopáticos.

Acné: Hepar Sulphur 6CH, Selenium 9CH.
Eccemas: Arsenicum Album 9CH.
Psoriasis: Lycopodium 9CH.
Rosácea: Arnica Montana 15CH o Carbo Animalis 9CH o Sanguinaria Canadensis 9CH.
Herpes: Rhus Toxicodendron 9CH, Arsenicum Album 9CH.
Varices: Aesculus Hippocastanum 9CH, Hamamelis 9CH.
Verrugas: Thuya 9CH.
Caspa: Kalium Phosphoricum 9CH, Natrum Muriaticum 9 CH.
Celulitis: Thuya 9 CH.

Las informaciones, puntos de vista, comentarios y contenido en general de los trabajos o artículos expuestos en esta web, tiene una función meramente informativa. En ningún caso representan recomendaciones de tratamientos ni deben considerarse como tales.
En todos los casos relacionados con posibles enfermedades, Alumyna le recomienda consultar con su médico u otro profesional de la salud competente.
Alumyna no asume ninguna responsabilidad sobre los productos mencionados en esta página web y su idoneidad.

11 julio, 2012
por nini
Comentarios desactivados

Escritos menores de Kent

El doctor Germán Guajardo, de México, nos envía esta interesante recopilación de consejos terapéuticos para casos terminales, tomados de Kent y de Nash.tomate homeopatia

CONSEJO DE KENT EN CASOS TERMINALES:

“”La hija de Lippe sufría cáncer hepático. Su sufrimiento era intenso. Su padre la observaba y apreció que rodaba de lado a lado. Le recordó la
descripción de Tarentula cubensis, recién publicada. Administró Tarentula y logró la eutanasia que parecía imposible”.  Escritos Menores de Kent

““Con frecuencia me preguntan ¿que hacer en casos de intenso sufrimiento para obtener un alivio inmediato? Prescriban el remedio similar. Tarentula
alivia al moribundo que sufre como ningún otro remedio. He visto cómo se alivian los últimos horrores con Ars, Carbo v, Lyc, Lach, pero Tarentula es
aún superior. Últimamente empleo la 30c. Si  la muerte es inevitable, los primeros medicamentos actúan, pero si dejan de ayudar y los familiares
preguntan “Doctor, no podrá hacer algo para aliviar ese horrendo sufrimiento”. Al paciente solo le quedan algunas horas de sufrimiento,
podemos ayudar tanto como la morfina, con la Tarentula 30c.  ¿Qué resulta más inhumano que abandonar al paciente que sufre  en sus últimos momentos,
dejarlo con las agonías de la disolución, rodeado del llanto de sus seres cercanos?  El verdadero médico abrazará la oportunidad de emplear sus
habilidades en estos momentos. Ha sucedido que me inviten a acompañar a pacientes moribundos. Agradezco el tener los medios maravillosos que alivien
los dolores, apegado a los principios, y en estos últimos momentos aplicar la eutanasia””

Escritos Menores de Kent

KREOSOTUM
KENT.

“También son notables en Kreosotum los síntomas gástricos; muy pronto después de comer presenta ardor estomacal, luego una sensación de llenura y
náuseas crecientes, lo que concluye en vómito de lo ingerido. En las afecciones malignas del estómago Kreosotum resulta paliativo eficaz, pues
alivia el ardor y por algún tiempo mejora la digestión, aunque luego el trastorno retorne. Muchas veces nuestros remedios se convierten en
paliativos óptimos de afecciones cancerosas: en todos los grados de las enfermedades incurables malignas, como el cáncer, que afectan al estómago,
la homeopatía puede mitigarlas en sus estadios sucesivos, lo que puede aportar al estómago mucho más alivio que la morfina. Al comparar enfermos
tratados con morfina y con homeopatía, siempre escogería a estos últimos teniendo en cuenta el bienestar que ofrecen, experiencia que comparten
muchos médicos.

CARCINOSINUM
KENT

“Obtuve el medicamento CARCINOMA de un cáncer mamario. Recuperé un poco del fluido transparente inodoro y acuoso que segregaba de su herida cancerosa y
obtuve su dinamización, y me ha sido de gran ayuda en muchos casos de carcinoma avanzado. He logrado mantener confortable al paciente canceroso
durante años, cuando la curación era imposible y el desarrollo canceroso era continuo. El proceso maligno se retardó, evitándose los sufrimientos
usuales.”

CADMIUM SULPH
KENT

Ante un caso de cáncer, con ardor, postración y vómitos Cad. Sulph. aliviará estos síntomas durante semanas. Yo he presenciado casos en que los dolores
fueron aliviados por analgésicos hasta que el estomago no toleraba alimento alguno y en estos casos este remedio hubiera podido aliviar. Es remedio
notable en la irritación gástrica del carcinoma, como paliativo notable: vómitos de algo  que parece poso de café.

BISMUTHUM
NASH

Con frecuencia útil  en el cáncer de estomago, cuando hay vómitos de enormes cantidades de alimento que parecen haber estado en el estomago por
días. En tales casos hay mucho ardor y dolor. Inquietud y angustia similar al Arsenicum, quieren moverse mucho, no puede estar mucho en un sitio.

CANCER GASTRICO
NASH

“Gran dolor de estómago a causa de flatulencia, peor por estar acostado; se puede presentar desde la simple dispepsia hasta en el cáncer del estómago y
en este último y aun en casos no tan serios añadiremos el siguiente síntoma: ardor en el estómago.”

LACHESIS
NASH

“Es a menudo de un gran uso en el cáncer mamario o uterino. En cualquiera de estos casos el cáncer tiene un aspecto azuloso o purpúreo y sea que este
abierto o fungoso sangra con facilidad y la sangre está descompuesta y oscura”

APIS
NASH

Es muy prominente en los ovarios y ha demostrado ser muy útil en los cánceres, cuando hay dolor con ardor y punzadas.

CONIUM
NASH

“En todo cáncer mamario, vagina u otras partes, los dolores de Conium son quemantes, pungitivos o lancinantes y nos hacen pensar también en Apis, pero
los síntomas determinarán la elección entre ellos.”

PHOSPHORUS
NASH

“Su tendencia a las hemorragias se extiende a las producciones fungoideas, como los fibromas, hongos, cáncer, etc.

SEPIA
NASH

“Congestión local de los órganos pélvicos,  y continuas congestiones, inflamaciones, ulceraciones, leucorreas y aun desorganizaciones malignas o
cancerosas. La induración con una sensación dolorosa de rigidez en la región uterina, es característica.

BISMUTHUM
NASH

“Es útil en el cáncer del estomago cuando hay vómitos de enormes cantidades de alimentos que parecen que han permanecido en el estómago algunos días. Con
mucho dolor y ardor, inquietud y angustia como en Arsenicum, necesita moverse y no puede estar largo rato en un sitio.

KREOSOTUM
NASH

“Ulceración en cáncer de útero, Kreosotum es de gran valor.  No dudo que muchos casos que degeneran en cáncer pueden ser evitados por su empleo
oportuno. En algunos existe ardor terrible en la pelvis como si quemaran carbones encendidos y expulsión de coágulos de sangre maloliente. He visto
que Guernsey lo recomienda en cáncer del seno, cuando está duro, rojo azuloso y cubierto de protuberancias malignas: nunca he prescrito este
medicamento para esta afección, pero en las leucorreas corrosivas y ulceraciones estoy muy satisfecho con él. Generalmente la empleo a la 200c”

LAPIS ALBUS
NASH

“Fui llamado hace mas de un año para tratar a una paciente con un enorme fibroma uterino. Hemorragias repetidas y tan abundantes que parecía que iba
a morir de una de ellas. El tumor que envolvía la totalidad de la vagina ocupaba toda la pelvis, la parte superior d e la fosa iliaca izquierda, el cuello del útero. Secreciones negras muy fétidas, intensos dolores ardorosos en todas partes enfermas. Ars. no ayudó e intenté Lapis 30c como un experimento, pues no tenía esperanzas.  Mejoro de inmediato y aquel
esqueleto blanco como fantasma se transformó por completo  y ahora hace sus quehaceres domésticos. Cesaron las secreciones, el tumor disminuyó y todo
lleva una marcha satisfactoria

7 julio, 2012
por nini
Comentarios desactivados

Orígenes de la homeopatía, parte 2, el agua

Las maravillas del agua: El origen de todas las cosas

¿que es la homeopatía?

Homeopatía

El agua es una sustancia muy especial. Recubre las dos terceras partes del planeta Tierra y además constituye el 99 % de las moléculas que forman el cuerpo humano. Las propiedades físicas esenciales del agua son bien conocidas; en cambio, hasta época bien reciente se sabía muy poco de sus propiedades en el plano de las energías sutiles. La mayor parte de los datos preliminares de que disponemos acerca de dichas propiedades derivan de los estudios que hacia los años sesenta se realizaron sobre la «curación por imposición de manos». En este aspecto es obligado destacar los innovadores trabajos del doctor Bernard Grad en la Universidad McGill de Montreal.
Grad se había propuesto averiguar si los sanadores parapsíquicos ejercían sobre sus pacientes alguna acción energética real, por encima y más allá de la posible eficacia del «carisma». Se trataba, por consiguiente, de diferenciar entre los efectos fisioló-gicos de la emoción (lo que suele llamarse el efecto placebo) y los verdaderos efectos energéticos sutiles sobre los organismos vivos. A fin de estudiar estos fenómenos ideó unas series experimentales en las que el paciente humano era reemplazado por animales y vegetales, con lo que descartaba los conocidos efectos de la fe. En este sentido tienen gran relevancia los experimentos de Grad con semillas de cebada. Para convertir la planta en un «paciente» enfermo, Grad puso los granos en remojo con agua salada, conocido retardante de la germinación. El sanador que colaboraba en los experimentos no trabajaba direc-tamente sobre fas semillas, sino que trataba por im-posición de manos un recipiente cerrado del agua salada que luego se utilizaría para hacer germinar la cebada. Las semillas eran puestas en agua salada por el personal ayudante del laboratorio, que la tomaba sin saber si estaba tratada o no sacándola de unas botellas arbitrariamente etiquetadas como «Uno» y «Dos». Sólo Grad sabía cuáles de los recipientes-de agua salada habían sido tratados.

Las semillas se dividieron en dos grupos que sólo diferían en cuanto al agua salada a que cada grupo había sido expuesto en principio; después de la salí-nización se pasaron a incubadoras y se estudiaron las características de su germinación y crecimiento. Se calculó el porcentaje relativo de germinación y se efectuaron las necesarias validaciones estadísticas entre ambos grupos; lo que estableció Grad fue que las semillas que habían sido expuestas al agua salada tratada por el sanador germinaron con más frecuencia que las del otro grupo, el puesto en remojo de agua salada no tratada. Los plantones obtenidos fueron luego puestos en macetas, bajo condiciones de crecimiento homogéneas, y transcurridas varias semanas se compararon estadísticamente los valores de talla, tamaño de las hojas, peso y contenido en clorofila. Grad descubrió que las plantas que habían estado en remojo de agua salada tratada por el sanador tenían más talla y más clorofila.

El experimento se repitió varias veces en el mismo labora-torio, con resultados similares, y después de la pu-blicación de los trabajos de Grad otros laboratorios estadounidenses, colaborando con otros sanadores, consiguieron reproducir con éxito los resultados de aquél.

En vista de estos antecedentes positivos, Grad utilizó el mismo protocolo experimental para el es-tudio de otros efectos energéticos sutiles en relación con la germinación de los cereales. Merecen especial mención sus éxitos en la estimulación del crecimiento de las plantas utilizando agua tratada con imanes comunes; y aunque ello diese pie a que algunos investigadores desconfiados aventurasen que el sanador de Grad había hecho trampa ocultando imanes en las manos, ni siquiera los magnetómetros más sensibles pudieron detectar ningún campo alre-dedor de las manos de aquél. En otros estudios más recientes llevados a cabo por el doctor John Zimmer-man recurriendo a unos ultrasensibles dispositivos superconductores de interferencia cuántica (SQUID, superconducting quantum interference device) para la detección de campos magnéticos, se puso de ma-nifiesto un débil pero significativo aumento del mag-netismo emitido por las manos del sanador durante el proceso de imposición.4 Y aunque las señales emitidas por las manos del sanador durante su actuación excedían en un factor de varios cientos el nivel del ruido de fondo, de todos modos el campo magnético era significativamente más débil que el de los imanes utilizados en otros experimentos de Grad.

Otra variación original ideada por Grad fue la de poner el agua en manos de pacientes psiquiátricos, antes de utilizarla para remojar las semillas de cebada. Es interesante anotar que el agua energizada por pacientes afectados de síndrome depresivo grave surtió el efecto de anular la germinación y el. creci-miento de los plantones, es decir al contrario que el agua tratada por el sanador.
En vista de los efectos positivos para el creci-miento que por lo visto era preciso atribuir al agua tratada por el sanador, Grad llevó a cabo series de análisis químicos de esa agua, para determina)” si su energización correspondía a algún cambio físico apreciable. En el agua tratada por el sanador se ob-servaron al espectroscopio de infrarrojos diferencias significativas; se trataba de leves alteraciones de la estructura moíecuíar del agua, debido a un debilita-miento de los enlaces hidrógeno entre las moléculas del agua. Los análisis confirmaron una significativa disminución de la tensión superficial, consecuencia previsible de la alteración de estos enlaces débiles en las moléculas del agua energizada por la acción del sanador.

Es curioso observar que el agua tratada con imanes también presentaba una disminución si-milar de la tensión superficial así como los efectos positivos en cuanto a estimular el crecimiento de las plantas.5 Los resultados de Grad han sido reproducidos en trabajos de Douglas Dean y Edward Brame,6 así como, más recientemente, por Stephan Schwartz con Edward Brame y otros,7 corroborándose las di-ferencias al espectroscopio de infrarrojos y la alte-ración del ángulo de los enlaces interatómicos en aguas tratadas por sanadores.
Hemos citado aquí estos experimentos, no tanto por su relevancia en cuanto al tema de la curación parapsicológica sino porque sus resultados ilustran de manera notable las propiedades energéticas sutiles del agua. Éste es un punto crítico en el que no repara la mayoría de los investigadores que conocen aquellos experimentos sobre la curación por imposición de las manos. Al parecer indican que el agua se puede «cargar» de energías sutiles de diferentes tipos y que éstas permanecen «almacenadas» en dicho medio. Según los trabajos de Grad con sanadores y con pacientes deprimidos, esas energías sutiles que se almacenan pueden ser tanto beneficiosas como perjudiciales, y el agua así tratada sirvió para inducir cambios apreciables en la respuesta fisiológica de los vegetales y su crecimiento, pese a no haberse añadido al agua ninguna sustancia física nueva, como evidenciaron los análisis. Además los sanadores no tuvieron ningún contacto con el agua durante el proceso de imposición de manos, ya que aquélla se hallaba en recipientes cerrados. Cuando menos, existió siempre entre las manos del sanador y el líquido la barrera física de las paredes de vidrio de los recipientes.
Nos interesaba recordar estos experimentos sobre las propiedades energéticas sutiles del agua, al objeto de examinar los principios conocidos de la farmacología frente a los mecanismos todavía des-conocidos de la homeopatía. La moderna teoría far-macocinética establece que las dosificaciones que se administran a los pacientes deben ser las que permitan obtener niveles terapéuticos de concentración de los principios activos en sangre.

La mayoría de los fármacos en uso tienen efectos dependientes de la dosis, según la terminología habitual, es decir que cuanto mayor es la cantidad de droga administrada más potentes son los efectos fisiológicos. En la ho-meopatía, por el contrario, se verifica que cuanto más diluido el principio activo, más potentes los efectos fisiológicos. Las concentraciones empleadas en los remedios homeopáticos son tan bajas, que en muchos casos es improbable que contengan siquiera una sola molécula de la sustancia originaria. Lo que parece paradójico, si nos atenemos a la necesidad física de que esté presente un número de moléculas del principio activo suficiente para producir el efecto terapéutico deseado, No vamos a exponer aquí casos de tratamiento afortunado de enfermedades por medio de los me-dicamentos homeopáticos; la cura de dolencias físicas mediante los recursos de la homeopatía está su-ficientemente documentada por numerosos autores médicos.8 Por tanto, si hemos de admitir que la ho-meopatía funciona, nos enfrentamos a una evidencia por otra parte inexplicable según el actual análisis de causas y efectos de la dinámica newtoniana aplicada a la farmacología. Y si la teoría newtoniana no explica unos efectos observables y reprodúceles, fuerza será convenir que esa teoría es inadecuada o insuficiente. Volviendo a la cuestión de las aguas tratadas por un sanador, nos hallamos ante otro caso similar al de la homeopatía, en el que un medica-mento que no contiene ni una sola molécula física de producto activo se presenta dotado de propiedades curativas.

¿Debe existir, pues, alguna otra cosa, aparte de las moléculas de los principios activos, que explique los beneficios terapéuticos de las soluciones homeopáticas y de las aguas tratadas? El modelo einsteiníano o de energías sutiles puede ofrecer, tal vez, alguna razón de que esas soluciones de ba-jísima concentración molar presenten propiedades curativas.

6 julio, 2012
por nini
Comentarios desactivados

Orígenes de la homeopatía

El descubrimiento de la medicina homeopática y su desarrollo se atribuyen al brillante médico alemán Samuel Hahnemann (1755-1843).

¿que es la homeopatía?

Homeopatía

Desengañado y descontento con los procedimientos médicos de su época, desarrolló un sistema de tratamiento basado en el principio original de que «los semejantes curan los semejantes».

Este principio se basaba en los escritos médicos de los antiguos griegos y también existía en la medicina popular alemana de la época en que vivió Hahneniann. Su nuevo sistema de curación se basaba en un descubrimiento en relación con los efectos de la corteza del quino sobre el paludismo.

En la época de los trabajos de Hahnemann, la quina era el tratamiento de elección para el paludis-mo, uno de cuyos síntomas principales son las fie-bres intermitentes. Hahnemann experimentó consigo mismo y tomó quina durante varios días en dosis repetidas; con gran sorpresa por su parte la quina le produjo todos los síntomas de las fiebres palúdicas recurrentes. O dicho de todo modo, el tratamiento del paludismo producía en un individuo sano todos los síntomas de aquella enfermedad. Este descubrimiento le indujo a rebuscar en la biliografía médica otros antecedentes de la noción de que «semejantes curan semejantes», más adelante formalizada por él como principio básico de la homeopatía, la ley de la similitud.

Hahnemann supuso que la quina servía para curar el paludismo porque inducía en el organismo una enfermedad artificial, parecida a aquél, con lo que movilizaba los mecanismos de defensa propios del cuerpo. Esta activación de las defensas corporales correspondía al principio ya formulado por la antigua escuela hipocrática bajo el nombre de fuerza curativa de la naturaleza o vis medicatrix naturae. En consecuencia, si la quina curaba en virtud del principio de que los semejantes curan semejantes, otras enfermedades quizás podrían curarse de manera similar mediante medicamentos de los que se” supiera que reproducían los síntomas de la enfermedad, utilizándolos una vez se hubiesen descrito com-pletamente sus efectos sobre una persona sana.

Según la terminología actual de la homeopatía, Hahnemann acababa de realizar la primera «experimentación en cuerpo sano» con la sustancia de una planta, la cinchona o quina. Los síntomas que se ma-nifestaron con más frecuencia- después de ingerir cinchona fueron las fiebres intermitentes. De tal manera que las fiebres intermitentes y demás molestias físicas inducidas por la droga establecieron la experimentación de la quina. Otro término que se ha uti-lizado para describir esta recopilación de síntomas comunes, es el de «cuadro homeopático medicamentoso».

El cuadro medicamentoso es el retrato de una persona idealizada que ha ingerido el medicamento en cuestión, especificando todo el complejo de sín-tomas individuales, inclusive las disfunciones físicas, las emocionales y las psíquicas. Más general-mente el cuadro medicamentoso es el resultado de recopilar los síntomas observados más a menudo en un gran número de individuos que tomaron la misma sustancia. Resulta casi cómico observar que para un médico ortodoxo esto sería una recopilación de efectos secundarios, como cosa opuesta a las asocia-ciones terapéuticas. En cambio Hahnemann, atendiendo a la ley de similitud dedujo que la enfermedad de un paciente podía curarse si se localizaba un remedio cuyo cuadro correspondiese a la sintomatología de esa dolencia. A fin de tratar la gran variedad de enfermedades diferentes que existen en el mundo, sería preciso llegar a conocer los cuadros carac-terísticos de muchos modelos diferentes; por esta razón Hahnemann se propuso ante todo el establecimiento de un método fiable de experimentación homeopática, al objeto de generalizar su nuevo sis-tema de tratamiento a las demás enfermedades.
Corno profesor de la Universidad de Leipzig, Hahnemann instituyó unas series de experimentos en los que un grupo de estudiantes sanos (esos sempiternos conejillos de Indias de la ciencia médica) recibieron pequeñas dosis de determinadas plantas u otras sustancias, a fin de tomar nota de las reacciones comunes. Cada alumno llevaba un protocolo detallado de sus reacciones físicas, emocionales y psíquicas. En base a estas experimentaciones del medicamento (reacciones comunes halladas para cada droga) empezó a acumularse una nueva Materia medica. Las indicaciones para el uso medicinal de cada remedio vegetal se establecían con arreglo a los síntomas que ese medicamento inducía en una persona sana.
En correspondencia con este nuevo principio de que «semejantes curan semejantes», la quina era ideal para el tratamiento del paludismo porque re-producía los síntomas de esta enfermedad en un individuo sano. El remedio homeopático se elegía para el tratamiento de una enfermedad en virtud de su capacidad para reproducir el «complejo sintomático total», por otra parte, en una persona sana, lo que no debe confundirse con la adición de diferentes medi-cinas hasta reproducir por acumulación todos los síntomas del paciente (y es además, como veremos luego, una de las principales diferencias entre la medicina ortodoxa contemporánea, o alopática, y la homeopática).

En relación con esta elaboración del «complejo sintomático» por parte del homeópata que va a prescribir un remedio, interesa observar que se prestaba a los síntomas mentales y emocionales tanta o más atención que a los síntomas físicos. El médico de nuestros días tiende a hacer lo contrario, considerando mucho más significativos los síntomas físicos que los emocionales y mentales. Considerada desde este punto de vista, la homeopatía fue una de las primeras disciplinas médicas holísticas que dedicó atención a las indisposiciones tanto de la mente como del cuerpo, en su búsqueda de una cura adecuada.

Hahnemann inició el tratamiento empírico de sus pacientes sobre la base de la ley de la similitud. En todos sus casos eligió el medicamento fundándose en el principio de administrar a los individuos en-fermos una sustancia que reprodujese sus síntomas en personas sanas. A veces los enfermos experimen-taban un recrudecimiento inicial de sus síntomas (la llamada «crisis curativa»), tras lo cual la dolencia remitía totalmente. Debido a esta observación Hah-nemann concluyó que sus remedios producían en el paciente una enfermedad similar a la ya presente, lo que estimulaba las defensas naturales del organismo, Hahnemann trató muchas enfermedades con gran éxito terapéutico gracias a su principio de que «semejantes curan semejantes», pero en el decurso de sus investigaciones aún realizó otro descubrimiento de suma importancia, y fue que cuando trató de diluir los remedios administrados a los pacientes, halló que sorprendentemente, cuanto mayor la. dilución más eficaz el medicamento. El proceso de dilución repelida, por lo visto, confería más potencia a los remedios, motivo por el cual Hahnemann dio a esa técnica el nombre de «potenciación».

Con estas soluciones de muy baja concentración de sustancia homeopática se empapaban unos comprimidos de lactosa para facilitar a los pacientes la ingesta de aquélla, y en muchos de los medicamentos adminis-trados la dilución llegaba a ser tan alta que proba-blemente no quedaba en ellos ni una sola molécula de la planta medicinal originaria. ¡La mayor eficacia de las concentraciones cada vez más débiles observada por Hahnemann ciertamente contradice muchos de los principios vigentes de la farmacociné-tica actual en lo tocante a la relación entre dosis y efecto!

A primera vista se diría imposible que los medi-camentos homeopáticos puedan ser eficaces, de mo-mento que no contienen una cantidad de principio activo suficiente para surtir un efecto fisiológico apreciable con los procedimientos de medida de que se dispone actualmente. Muchos médicos alópatas hacen burla de la supuesta falta de fundamento teó-rico que justifique la eficacia de tratar a los pacientes con dosis tan minúsculas, por lo que hablan en broma de «dosificación homeopática» cuando se ha administrado una medicina convencional en dosis excesivamente pequeña y que por ello no era ade-cuada para surtir el efecto «necesario». La arraigada falta de fe de los médicos hacia las medicinas admi-nistradas en concentraciones infinitesimales deriva de una creencia no menos firme en los principios convencionales de la farmacoterapia y farmacociné-üca. Y es que las observaciones de Hahnemann no cuadran con los principios newtonianos de acción y reacción que subyacen en la mentalidad médica actual. Según el razonamiento farmacocinético, hay que utilizar dosis significativas de un remedio para conseguir efectos fisiológicos medibles y reproduci-bles. El profesional formado en la escuela conven-cional ha aprendido que, para obtener efectos tera-péuticos de los remedios sobre los receptores celu-lares del organismo, es preciso administrar dosis adecuadas a fin de obtener unos niveles apreciables de concentración en sangre.

Y sin embargo se logran efectos sobre el cuerpo físico mediante una concentración indetectable de una sustancia; los homeópatas creen que sus microdosis tienen interacción con el sistema energético sutil humano, tan íntimamente relacionado con la estructura celular física, aunque hoy por hoy ni siquiera los homeópatas comprenden del todo cómo sea ello posible. En lo que sigue vamos a proponer una explicación racional de la eficacia de los medi-camentos homeopáticos, pero antes nos será preciso discutir algunas investigaciones sobre otros temas en apariencia desligados de éste. Con ese material daremos trasfondo y fundamento a la interpretación de los principios energéticos que justifican la homeo-patía. Y la comprensión de los mecanismos energé-ticos en que ella se basa nos servirá de paso para comprender con mayor facilidad cómo funcionan otras medicinas de la «energía sutil» o «vibracionales». Quizás sorprenda que para ello sea necesario empezar por un detenido estudio de las propiedades energéticas sutiles del agua comente, la sustancia que más abunda en nuestro planeta.

4 julio, 2012
por nini
Comentarios desactivados

Síntomas regionales Cantharis Vexicatoria, E. B. nash

Si yo fuera á seleccionar un remedio con el cual deseara probar la verdad de la fórmula del similiay etc., pienso que escogería á éste, porque no hay ninguno que de una manera tan segura y violenta irrite é inflame los órganos urinarios, ni que tan pronto cure dicha irritación cuando tiene el tipo ó la forma de Cantharis  lo cual muy a menudo sucede. H. N. Guernsey escribió: ”Es un hecho singular, aunque conocido por. muchos prácticos, quesi hay micciones frecuentes acompañadas con dolores cortantes y ardientes ó si no tan frecuentes y los dolores cortantes y ardientes esperan la salida de la orina, Cantharis casi siempre el remedio para cualquiera otro sufrimiento que pudiera haber, aun en las inflamaciones del cerebro o pulmones.’* Pero debió añadir, en la garganta, en toda la mucosa intestinal, en el recto y en el ano y hasta en la pleura o en la piel. También escribió: « Cantharis debe recordarse y estudiarse al tratar las afecciones del aparato respiratorio cuando la expectoración es pegajosa.» {Hidrastis, Kali bicr. Cocus cacti y etc.) He tenido el placer de comprobar esta verdad en una señora que había sufrido por mucho tiempo de bronquitis. La expectoración era tan abundante tenaz y viscosa que pensé que Kali bicr. pudiera ser el remedio; pero no mejoraba, y cada vez se sentía peor hasta que un día me dijo que sufría de grandes dolores ardientes y cortantes al orinar y que los deseos eran muy frecuentes. Ante la fuerza del síntoma urinario presente, por que no sabía nada de sus poderes curativos en los órganos respiratorios en aquel tiempo, le di Cantharis y el efecto fué mágico.

No es necesario describir aqui la mutua alegría del enfermo y del médico, porque fué sorprendente la rapidez con la cual la curación perfecta y permanente se realizó. Permítasenos todavía hablar de los efectos del remedio en los órganos urinarios, llamando la atención sobre algunos síntomas que han sido encontrados en las experimentaciones y que han curado ab usu in morbis. He aprendido a conceder muy alta remisiónn a tales síntomas puesto que hay muchos en nuestra gran Materia Médica que nos han venido solo de fuentes clínicas y no son por eso menos importantes. Pero no pueden recibir la implícita confianza que á la vez tienen los síntomas patogenéticos y clínicos y deben ser separados en tanto sea posible cuando se encuentren en ciertas obras. (Jahr. de Hull.) Hé aquí algunos de ellos «Violentos dolores en la vejiga con frecuentes y apremiantes deseos de orinar intolerable . » « Violentos dolores ardientes y cortantes en el cuello de la vejiga.» «Antes, durante y después de orinar dolores terribles en la uretra. » « Constante y urgente deseo de ori- nar la orina pasa gota a gota con intensísimo dolor, » «La orina quema; y sale gota agota,-»

Ningún homeópata que encontrase estos síntomas dejaría de pensar inmediatamente en Canth. no importa cual sea la afección que tenga el enfermo, puesto que ha curado las más diversas y variadas enfermedades cuando ocurren en unión con estos síntomas urinarios. ¿Cómo puede negar ningún médico de cualquiera escuela la verdad del Similia similibus curantur ante la luz de tal prueba o testimonio? Solamente aquellos que como dice el precepto bíblico: «Nadie es tan ciego como aquél que no quiere ver.»

Canth, tiene una acción muy marcada sobre la piel. En las erisipelas es á veces el mejor remedio y la elección debe hacerse entre él y Apis, que algunas veces tiene también gran irritación urinaria en tales casos; pero en los de Apis hay más edema en tanto que en los de Canth. hay más ámpulas. En Canth. los ardores son más intensos que en Apis, y en éste hay más dolores punzantes. Pero los síntomas urinarios si están presentes son mucho más intensos en Canth.

También los síntomas de la mente de ambos medicamentos son completamente diferentes. Los enfermos de Apis., a pesar de los dolores punzantes que los obligan á prorrumpir en gritos agudos, sobre todo si la erupción avanza y tiende a atacar los meníngis, pueden no estar muy inquietos y quejumbrosos; pero el enfermo de Canth. está inquieto, incómodo, poco satisfecho, molesto, quejándose ó gritando de una manera violenta, y desea estar moviéndose constantemente. Tales síntomas mentales nos hacen pensar en Arsen. y más cuando se tiene en cuenta el ardor que los acompaña y así parece fácil confundirse entre estos dos medicamentos como entre Canth. y Apis. Si se presenta una gran sed la elección debe hacerse por Arsen. Ahora continuemos con la piel. Canth. es un gran remedio para las quemaduras sea en aplicaciones locales ó interiormente para las complicaciones crónicas y sus  secuelas. En todas las afecciones de la piel, en las cuales se forman ámpulas ó vesículas con ardor y pi- cazón, ó cuando tocándolas arden ó escuecen, haría- mos muy bien en recordar á Canth, y procurar aun en- contrar más síntomas para corroborarlo. Hering acos- tumbraba desafiar álos escépticos quemándose sus de- dos y curándoselos por Sumergirlos en una solución de Canth, con agua. Tan grande era su fé en Canth, Debo llamar la atención hacia un síntoma sensacio- nal de Canth, y que entiendo es de gran valor en la práctica. És la sensación de ardor. Si algún remedio merece ser colocado al lado de Arsen, para los ardores es éste, y voy á tratar de reunir todos los ardores con el fin de fijarlos en la memoria. «Inflamación particularmente de los ojos cuando sea producida por una quemadura «Ardor en la boca, garganta y estómago.» «Sed excesiva con dolor ardoroso y violento con calor en la garganta y estómago.» «Ardor violento en el estómago y región del piloro.» «Violento ardor y calor en todo el tubo intestinal.» «Salida de mucosidades blancas ó rojas, pálidas, espesas, con las deposiciones, semejantes á raspaduras mezcladas con rasgos de sangre; después que el cólico se alivia, ardor picazón y punzadas en el ano. «Gran dolor ardoroso en las regiones ováricas.» «Peritonitis con dolor ardoroso sensibilidad del abdomen y tenesmo en la vejiga.» «Ardor y dolor punzante de la laringe sobre todo cuando se trata de arrancar las mucosidades.» «Ardor en el pecho.»

3 julio, 2012
por nini
Comentarios desactivados

Síntomas regionales Kali Carb, E. B. Nash

Este remedio como algunos otros tiene su principal síntoma en el carácter de los dolores. Encabeza A todos los demás medicamentos para los dolores punzantes, Bry, sigue después, pero hay una diferencia muy marcada.

Los dolores punzantes de Bry. se presentan en cada movimiento y solo de una manera exepcional cuando está quieto, en tanto que los de Kali carb. son independientes de todo movimiento. Los dolores punzantes de Bry. se localizan a menudo en las membranas serosas mientras que los de Kali carb. se encuentran en todas partes y en todos los tejidos aun en los dientes. Sin embargo una de las regiones favoritas para este medicamento es en la región inferior derecha del pecho. Estos dolores punzantes agudos corren hada la derecha á través de la espalda. Si en la pneumonía o pleuroneumonía Bry. no ha dado resultado cuando parecía indicada y un examen más atento revela que los dolores punzantes son independientes de los movimientos respiratorios Kali carb. sigue bien y alivia después de Bry, y esto demuestra que Kali carb. era el remedio que debíadarse primero.

Los dolores de Kali- carb. no están por cierto confinados al lado derecho, sino que pueden encontrarse también en el lado izquierdo sobre todo en la pleuroneutnonía, peri o endocarditis. Recuérdese también Mere vivus en estos dolores del lado inferior y derecho del pecho. Si al mismo tiempo hay sudor sin alivio, la boca y la lengua característica de Mere, ni Bryonia ni Kali carb. están indicados. Otra clase de enfermedades en las cuales este medicamento ha alcanzado grandes éxitos, siendo guiado por los síntomas punzantes, es la fiebre puerperal. Los dolores son tan rápidos y tan agudos que obligan a la paciente a gritar alto y en seguida desaparecen.

Kali carb. ha salvado muchos casos desesperados de esta naturaleza, pero no existe diferencia particular en la lócalización de la enfermedad y si los dolores punzantes están presentes Kali carb no debe ser olvidado. No nos cansaremos de señalar la importancia de estos datos. Kali carb. ejerce su influencia en las enfermedades de la sangre. Los glóbulos rojos de la sangre faltan, el paciente está anémico con gran debilidad y la piel flácida y blanca como la leche. Esta condición se encuentra a menudo en las señoritas en la edad de la pubertad, las cuales no pueden menstruar á causa de la calidad pobre de la sangre y debilidad general, están propensas al edema de la cara alrededor de los ojos y sobre todo de los párpados superiores y tienen mucho dolor en la región lumbar, así como debilidad general. Kali carb, en tales casos es muy útil después que Ferrum ha sido erróneamente prescrito. Tal estado anémico se encuentra también en la menopausia y en los ancianos cuando la tendencia á la hidropesía aparece y la característica hinchazón como DE BOLSA o mejor la hinehazón de los párpados superiores.

En estos casas se encuentra lo que se llama “corazón débil” la acción del corazón es irregular ó intermitente porque su debilidad está en correspondencia con la debilidad muscular general Uno de los síntomas característicos que nos hace pensar en Kali carb. en estos casos, es el constante lumbago de tal naturaleza que el enfermo siente que la espalda y pumas lo abandonan. Se deja caer en una silla ó se acuesta en la cama completamente agotado. El dolor se propaga hacía las caderas y la región glútea y el enfermo suda con facilidad. Farrington dice: este sudor particular, lumbago y debilidad es un cuadro de síntomas que no se encuentra en ningún otro remedio.

He hablado ya de esta sustancia descubriendo sus dolores punzantes como una indicación para su uso en las enfermedades del pecho, no le he hecho todavía completa justicia. No solamente es un gran medicamento para la pulmonía, pleuresíay afecciones cardiacas como hemos hablado sino qué va mucho más lejos y se hace muy útil en los casos incipientes y aun avanzados de tisis pulmonar. He visto un enfermo declarado incurable por algunos médicos de larga experiencia y gran habilidad, el Dr. J. L. Brown entre ellos, y ponerse completamente bien en 8 días, bajo una sola dosis de Kali carb. La enfermedad estaba localizada principal-mente en la parte inferior del pulmón derecho, con gran expectoración de materias de apariencia de pus, pulso 1 20, muy demacrado, sin apetito y con unagran caverna. Este enfermo todavía vive desde hace 25 años fuerte y ¡saludable.

Bien descrita entre los síntomas encontrados en la Materia Médica. “Se atemoriza fácilmente y grita por fantasmas imaginarios no puede soportar ser tocado: salta cuando lo tocan aun muy ligeramente sobre todo en los pies; estas son indicaciones de mucho valor para Kalt carb. No se olviden las hinchazones edematosas, semejantes á bolsas en los parpadeas superiores, pues acompañan á muchas afecciones, como un importante síntoma guiador. Dolor punzante en la faringe (garganta) como si un hueso de pescado estuviese pinchando {Hepat,  Sulph, Dolicho, Nitru. ac., Argent, nit,)

Gran sensibilidad en la región externa del epigastrio. “Estómago distendido, sensible como si fuera á reventar. “Flatulencia excesiva y todo lo que come o bebe parece como que se convierte en gas.” “Plenitud, calor y gran distención en el abdomen, inmediatamente después de comer algo: Abdomen distendido con viento después de córner.*’ Todos estos síntomas del estómago y del abdomen indican él valor de este medicamento en los estados dispépticos. Ellos nos hacen pensar en Carbo veg, China, off, y Licop, pero recuérdese que Kali carb, está sobre todo adaptado á los ancianos agóteteos y anémicos.  Estar sentado é inclinado hacia adelante alivia las afecciones del pechad El enfermo se agrava por acostarse sobre el lado afectado y no se olvide este detalle porque puede conducirnos á la «lección entre Kali carb. y Bryonia que tiene lo inverso.

2 julio, 2012
por nini
Comentarios desactivados

Síntomas regionales Sepia, E. B. Nash

Este es otro de nuestros más valiosos medicamentos del cual escuela dominante no conoce nada, excepto aquello que ha aprendido de nosotros. Su principal esfera de acción, parece que reside en el abdomen y en la pelvis especialmente para las mujeres. Ningún remedio produce tan intensos síntomas en este sitio y vamos a tomar datos de distintos, aunque igualmente, buenos observadores:

– 1. «Sensación de aflujo hacia abajo en la regitón pélvica, con dolores desgarrantes desde el sacro, ó sensación de aflujo en todos los órganos pelvianos. » (Hahnemann.)

– 2«Dolores como de parto acompañados de una sensación especial que la obliga á sentarse y cruzar sus píernas, apretándolas, para impedir que algo salga por la vagina.» (Guernsey.)

– 3. Dolor en el útero, peso que viene de la espalda hacía el abdomen, que determina opresión al respirar cruza las piernas para impedir la protrusión de los órganos internos.» (Hering.)

– 4. Prolapso de útero y de la vagina con presión como si algo quisiera salir.» (Lippe.)

«La experiencia ha demostrado su gran valor en casos de ulceración y congestión del cuello y del cuerpo del útero. El uso de esta substancia es supirior a todas las aplicaciones locales.» (Duniíam.)

No hay mayor autoridad que el testimonio unido de estos cinco de nuestros sabios observadores para demostrar la acción de Sepia sobre los órganos pevianos. Ahora bien, cuando examinamos las experimentar lesiones anotadas por Allen que estos síntomas fueron observados principalmente por Hahneman y sus discípulos y que Hahnemann recomendaba el uso de la 30 y muchos de losf sintonías fueron producidos por la 200ch sobre todo aquellos que se presentan en los individuos de típo moreno obscuro.

Sepia como Sulph afecta la ecirculación general de manera muy marcada. Bochorno, sudor como Sulph pero hay con mayor aptitud para asociarse con los síntomas pelvianos ya indicada y ellos toman más esta relación en la edad crítica. También estos bochornos, que tan á menudo se encuentran en Sepia parten de los órganos pelvianos y se extienden de alli a todo el cuerpo.  Esta irregularidad de la circulación es más intensa que en Sulphur, las manos y los pies están alternativamente calientes, esto es si los pies están calientes, las manos están frías y viceversa.

La sensación de ardory mareo como en Sulphur, pero ¿este calor real y la congestión que parece sérel estado real de los órganos; se nota y con ella se encuentra la sensación de aflujo,» etc. qué se acompaña con muchos latidos. Esta congestión local de los órganos pelvianos, no es solo sensacional porque hay cambios consecuencia de ella y las largas y continuadas congestiones originan más tarde, ulceraciones, leucorreas y aun desorganizaciones malignas ó cancerosas.- La induración con una sensación de rigidez en la región uterina, es carcateristica. Los órganos urinarios vienen en seguida. La misma presión y plenitud, como consecuencia de la congestión de la porta, se encuentra aquí y vamos i proceder á mostrar lo que hemos encontrado en los diferentes órganos de esta reglón, «Pre sión en la vejiga con orina frecuente y tensión en la parte inferior del abdomen.»

A %d blogueros les gusta esto: