Alumyna, Consulta de homeopatía

Homeopatia, Consulta online y presencial.

Síntomas regionales Zincum metallicum, E. B. Nash

ZINCUM

Este metal parece que obra principalmente sobre el sistema nervioso y creo que es Burt quien dice: Fierro esa la sangre lo que Zincum es a los nervios.

Si examinamos los experimentos y las historias clínicas de Zincum encontramos que tiene el poder de levantar o tonificar el sistema nervioso, cuando este está inhábil para suministrar las fuerzas necesarias para el cumplimiento de las funciones inherentes al estado de salud o a la eliminación de los productos morbosos.

Estas son teorías, ¿cuales son los hechos?. Si tienen la escarlatina ú otra enfermedad eruptiva no se desarrolla la erupción de una manera franca por motivos de la gran debilidad del enfermo, como se evidencia por la debilidad del pulso, temperatura, etc. Zincum es muy útil. Otros remedios tienen las mismas ó semejantes perturbaciones Cuprum por ejemplo; pero en Cuprmn la erupción ha sido suprimida por alguna causa externa, y en Zincum ninca viene á la superficie ó ha brotado y retrocedido por falta de vitalidad ó fuerza para permanecer allí. Sulph. puede también ser el remedio, pero entonces la causa más responsable es la psora.

La debilidad de Zincum se demuestra de varios mo dos, como por ejemplo, en el asma. Los enfermos no pueden expectorar pero tan pronto como lo verifican se sienten aliviados; no pueden menstruar y los sufrimientos se alivian desde el momento que se inicia esta función (Lach). Existe otra peculiaridad relacionada con este característico y es que la debilidad nerviosa del enfermo de Zincum es tal que no soporta ni el vino ni los estimulantes. Uds. podrían pensar que un poquito de vino, quizas lo aliviaría temporalmente; pero al contrarío, agrava todos sus sufrimientos, aun cuando lo tome en pequeña cantidad.

Por supuesto que hay otros remedios que tienen dicha agravación por los vinos estimulantes, como Glon, Ledum,  Fluric, acid., Atitimofi. crtidum, etc. pero Zincutn esta a la cabeza de todos. La debilidad nerviosa de Zincum se demuestra también en otras formas. Hay á veces dolor y cansancio en la nuca como si se hubiese conservado la misma posición por mucho tiempo, agravado por escribir u otra labor continuada. Los dolores dorsales se agravan por permanecer sentado y se mejoran cuando se mueve. La mente recuerda en este momento á Rhus tox.y pero con Zinc, no se presentan los dolores generales aliviados por el continuo movimiento como sucede con Rhus, Pulsatilla también los tiene, pero relacionados con las irregularidades menstruales. El remedio que más se parece a Zincum bajo este respedo es Cobaltum. Ambos tienen estos síntomas como consecuencia de excesos sexuales ó debilidad, pero Zincum una emisión alivia el dolor temporalmente y no en Cobaltum. El característico más importante de todos los síntomas de Zincurn en relación con la debilidad nerviosa general, es:  Incesante y violenta sensación de inquietud en los pies y en los miembros inferiores necesita moverlos constantemente, Tal síntoma está presente en muchas, si no es en casi todas las afecciones para las cuales Zincum es el remedio por excelencia. También está presente algunas veces el ardor á «lo largo de la espina» Este ardor es puramente subjetivo porque no hay ningún aumento local de la temperatura. Otro característico del remedio es contracciones y subsanos de varios músculos.

Ya hablé de este síntoma cuando me ocupé de InaL Yo colocaría á Agaric. á la vanguardia de todos los remédios para producir y curar estas contracciones generales. Otro síntoma para el cual es uno de nuestros mejores remedios es el temblor general. Este puede ser ocasionado por la postración. El enfermo pierde el dominio sobre sus movimientos, aunque todavía no está paralizado» pero la parálisis puede venir más tarde si esta condición no se remedia. Una ó dos palabras acerca de la importancia de este medicamento en los trastornos cerebrales. Importa poco si la afección del cerebro ha sido determinada por la. supresión de enfermedades eruptivas, dentición, fiebre tifoidea ó cualquiera otra de diferente nombre ó naturaleza, siempre que los síntomas que in- dica;) el remedio estén presentes.. Permítaseme referir un caso de mi práctica que demuestra su valor cura- tivo en la fiebre tifoidea. Una señorita como de veinte años de edad, se que- jó una semana antes que yo fuera llamado, de debili- dad y de un estado de postración general, dolor de ca- beza, perdida del apetito, pero el más grave de sus sufrimientos era Ja postración. Dicha señorita era estudiante y su madre que era una excelente enfermera atribuía toda su enfermedad al abuso del trabajo intelectual y le aconsejaba que de ansara y se «curara.» Pero ella, cada  día peor. La prescribí Geisetn y en seguida BryúnéCúxii formé á las indicaciones y la enfermedad se unió a un curso moderado de dos semanas y parecía que la convalecencia se presentaba satisfactoriamente- Habiéndose quedado sola en su cuarto al estar durmiendo y transpirando se destapó, se resfrió y recayó. Por supuesto que la segunda parte de la enfermedad fué peor que la primera.

Los intestinos, se pusieron enormemente distendidos, se* presentó abundante hemorragia que la detuvo Alumen., le vino una forma de delirio tranquilo y la postración cada vez más extrema no obstante que la hemorragia fué detenida, hasta que se presentó el siguiente cuadro: mirada fija los ojos convulsos hacia arriba, Id cabeza retraída; insconciencia completa; atestada sobre la espalda y resbalándose á los pies de la cama, convulsiones ó mejor- dicho temblores generales violentos á tal grado que movían el lecho. Era necesario que las enfermeras estuvieran sujetando día y noche sus nianos, tanto así era lo que temblaba, cara hipocrática, las extremidades mortalmente frias hasta los codos y las rodillas/ pulso tan débil y rápido que no se podía contar y ademáis interriiitente; en suma, todos los signos que indicafn una inminente parálisis del cerebro. El caso parecía desesperado pero yo puse diez gotas de Zinc. Al cabo de una hora después de la última dosis la enferma bajó los ojos y débilmente dijo lecks. Se tomó medio vaso de leche por medio de un tubo encorvado, primer alimento que recibía en veinticuatro horas. No tomó más medicina durante cuatro dias y la mejoría se fué cada vez acentuando. Más tarde le di una dosis de Nux vom. y progresó rápidamente, hasta.su perfecto restablecimiento. Así pues, Zinc, á la 200 puede como otros metales, cuando están indicdas y  realizar milagros.

Comentarios cerrados

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola
A %d blogueros les gusta esto: