Publicado el

Síntomas regionales IRIS, E. B. Nash

Es otro medicamento que produce mucha náusea y vómitos. Iris a veces es muy útil en el cólera infantil.

Las substancias expulsadas son por lo regular muy agrias, tan agrias que producen excoriaciones en la laringe. Los trastornos gástricos de este remedio se acompañan muchas veces de ardor en la lengua, laringe, esófago y estómago. Y si la diarrea está presente, ardor en el ano. El ardor del tubo alimenticio es el principal característico de la droga. Los vómitos no son siempre agrios, sino que pueden ser amargos o dulzainos acompañados de abundante secreción de saliva.

Una vez traté un caso de afección del estómago de una Sra. de edad media. Tenía frecuentes ataques de vómitos de mucosidades filamentosas como de clara de huevo, muy viscosas, las cuales colgaban de su boca al receptáculo o al suelo, formando hebras. Entonces la substancia vomitada se ponía de un color obscuro como asiento de café. La Sra. estaba sumamente débil pues vomitaba toda clase de alimentos y tenía además abundante secresión de saliva viscosa. Pensando en un cáncer del estómago hizo su testamento y puso en orden sus cosas, preparándose para morir, Kali bi- fué prescrito pero sin éxito e Iris la curó por completo en poco tiempo y tadavía se encuentra bien desde hace diez años.

Iris es también uno de nuestros mejores remedios para las jaquecas, las cuales pueden ser de origen gástrico o hepático y comienzan frecuentemente con una mancha delante de los ojos. Acostumbraba dar el medicamento a la 3 pero en los últimos años lo he dado a la 50 y estoy más satisfecho de sus resultados por que son más prontos y duraderos.

Está recomendado en la ciática pero no tengo ninguna experiencia con respecto a esta afección. Parece obrar I de una manera más poderosa sobre el tubo alimenticio.

Nunca lo he usado en las afecciones de la piel.