Alumyna, Consulta de homeopatía

Homeopatia, Consulta online y presencial.

Síntomas regionales Ignatia, E. B. Nash

homeopatía

dolor de amores, de separación, dolor por muerte de un ser querido

Es otro de los muchos remedios nerviosos. Sus peculiares sintonías mentales así como los de Acon. Cham., Nux vom, y otros muchos, son muy caracterís- ticos. Como ellos Ignatia parece que exalta la impresionabilidad de todos los sentidos; pero hay en Ignatia un elemento muy marcado de tristeza, y mucha predisposición para la pena. Cualquiera persona que sufra de aflicciones profundas, contenidas, con grandes suspiros, muchos sollozos, etc. y especialmente si está inclinada a ocultar dicha pena az los demás esta será su remedio.

Desea estar sola con su dolor. Suspira inveho y parece estar muy triste, débil, y tal debilidad, la siente de preferencia en el hueco epigástrico.

Se siente débil, extenuada y enteramente perdida.

Otro estado igualmente característico de la mente es un humor variable, y ningún medicamento es tan apropiado para esto como Ignat, Acón. y Coff.y Nux mosch. y algunos otros también tienen este síntoma, pero Ignatia en el mayor grado y así, este remedio es uno de los mejores para el tratamiento de las afecciones histéricas. El enfermo, se siente lleno de alegría y júbilo, y de pronto pasa al otro extremo  de melancolía, tristeza y lágrimas, y estos estados del ánimo se alternan con suma rapidez. También existe en Ignatia algunas veces un carácter impaciente, pendenciero, irritable, (aunque no al grado de Cham.)

A causa de su impresionabilidad excesiva, se atemoriza el paciente de Ignat. con fácilidad,y esto nos hace considerarlo como uno de nuestros mejores remedios para los efectos del terror, rivalizando con Acón, Veratr, a Ib. y Opium. En resumen, Ignatia se puede llamar el mejor remedio para los caracteres. Acausa de estos síntomas mentales, es un gran remedio nervioso. Actúa sobre la médula, y de una manera tan marcada, como Nux vómica afectando los nervios motores y sensitivos. Es uno de nuestros mejores remedios para los espasmos o convulsiones y está especialmente adaptado para las afecciones espasmódicas originadas por causas mentale

Como después  del terror castigos de los niños y otras emociones fuertes. En un caso de convulsiones puerperales en el cual muchos remedios habían fallado, el médico de cabecera, observando á la enferma durante uno de los espasmos, notó que tenía una sucesión de largos y pro-fundos suspiros, al concluir el acceso. Inquirió, si había sufrido de un trastorno mental reciente, y supo que había perdido á su madre con la cual era muy amorosa y por cuya pérdida había estado triste, desde algunas semanas antes. Ignatia á la 30  la curó muy rápidamente.

Otra modalidad, aparte de las convulsiones, que tiene Ignatta muy marcada, son las contracciones en cual quiera parte del cuerpo; de aquí que sea uno de nuestros mejores remedios en la corea, especialmente si ha sido originada por susto, pesar por parte de la mente; por la dentición ó las lombrices por parte de la irritación refleja. Hay solamente un remedio que se parece á Ignaíia para estas contracciones y es Zincum metallicum. Por supuesto que Agaricus, Hyosciamus, Cuprum viet. etc. están en seguida, y alguno pudiera pensar que son iguales. Veratrum viride cuando sea mejor conocido, también reclamará muy justamente su lugar entre ellos. Ignatta es á veces recomendada para las parálisis, pero se encontrará, pienso, raras veces útil y solo aceptable en los casos histéricos, que no sean de un carácter notoriamente peligroso. Así como Acon.y Cham, y Cd.

Ignatia tiene grande sensibilidad como su compañera Nux vómica es un gran remedio para los dolores nerviosos de cabeza, sobre todo en los sujetos histéricos. –Podría decirse que, del mismo modo que Nux se adapta á los hombres nerviosos, Ignatia es útil para las mujeres, lo cual es una completa verdad. Udes. recordarán que los dolores de la cabeza nerviosos é histéricos son casi siempre de un solo lado. Por esto Ignatia es imminente remedio para estos dolores, lo que se expresa con estas palabras: «Dolor de cabeza como si un clavo la aira- vesara de un lado á otro aliviado por descansar sobre el lado dolorido-»

— Estos dolores de cabeza se presentan en las personas nerviosas y sensibles ó en aquellas cuyo sistema nervioso ha sufrido por grande ansiedad, pena ó trabajo mental. Los síntomas variables y contradictorios tan característicos de esta droga se demuestran aquí, como en todas partes, y no solamente el dolor en la cabeza cambia de localidad; sino que, al mismo tiempo se puede presentar gradualmente y desaparecer de una manera rápida (como enyicid. sulph.) como ó en Belladona que se presenta y desaparece tan rápidamente como ha venido, En Acón, Gelsen. Ver, alb, y Silícea el dolor de cabeza termina con una abundante emisión de orina y esto sucede á menudo en las cefalalgias de las mujeres nerviosas histéricas: (Lac de dolor y abundante emisión de orina durante el dolor de cabesa )

Finalmente las cefalalgias se agravan con el caté con furnar, con el abuso del rapé, alcohol, demasiada  atención; por hacer esfuerzos al defecar y es aliviado algunas veces mientras se corne, agravándose inmediatamente después. También se acompaña de hambre como en Psorinun, Se agrava también por los huevos fríos, por volver la cabeza repentinamente, inclinándose; cambiando de posición, comiendo, mirando hacia arriba largo tiempo, moviendo los ojos, por el ruido y por la luz. Se mejora por el calor, por descansar sobre el lado dolorido, por la presión suave, el calor exterior y la abundante excreción de orinas claras.

Ignatia posee síntomas intensos en la garganta; en primer lugar se encuentra el más frecuente llamado Bolo histérico  que es como si una bola subiera del estómago á la garganta y fuera a sofocar á la enferma; ella la traga pero se vuelve á subir; es un síntoma muy penoso. Ignatia es muy útil cuando las enfermas se sienten afligidas y desean gritar; por supuesto que estos son simplemente sensaciones nerviosas, pero Ignatia vá más allá, ha curado afecciones de la garganta, como la tonsilitis y la difteria. En estos casos el síntoma característico verdadero es, que el dolor y los sufrimientos de la garganta se alivian al tragar y se agravan entre dos actos de la deglución (Capsicum).

Aquí es donde la Homeopatía realiza una de esas espléndidas curaciones curando dichos casos con remedios no usuales y produciendo satisfacciones á quien realiza la cura. Los enfermos de Ignatia además de la agravación cuando no degluten, la tienen al tragar los líquidos y se alivian al tragar los sólidos. Sucede lo que en Lachesis, como Udes. recordarán; pero es lo contrario de Bapt. que pueden tragar líquidos solamente, porque la más mínima partícula de alimentos sólidos los ahoga. Es necesario tener siempre presentes estas semejanzas y difisrencias porque ellas nos conducen á hacer lo que vulgarmente se llama una prescripción certera ahorrándonos mucho tiempo y sufrimientos. Algunos de los especialmente valiosos síntomas de Ignatia además de los ya indicados es la extrema aversión á «fumar tabaco,» Es una aversión general y agrava muchos de los sufrimientos,  sensación de debilidad vacío y hueco en la boca del estómago. y En el caso de Ignatia se acompaña este síntoma de suspiros, y deseo de hacer largas inspiraciones.

Otros dos remedios tienen este síntoma dé hueco en el estómago de un modo tan marcado como Ignatia y son Hydr, y Sep, buscando otros síntomas podrá decidirse entre ellos. Dicha sensación de debilidad en el estómago de Ignatia es a veces descrita como una sensación de laxitud, como si el estómago estuviera colgando. Ipeca, también la posee, A veces observaremos algunos casos  de gastralgia en mujeres con tendencia histérica y entonces Ignatia será el primer remedio en el cual se pensará.

Ignatia tiene una acción positiva sobre el ano y el recto, y como Nux vómica tiene frecuente deseo de evacuar; pero en lugar de la deposición ó en ella, se presenta el prolap so. El enfermo está temerosa de hacer esfuerzos para evacuar y se encorva ó se levanta por él temor del prolapso; un dolor contractivo sigue á la deposición, durante una ó dos horas, y lo mismo sucede en Nitric acid. que tiene el mismo síntoma, después de una evacuación diarreica. Existe también el dolor en el ano sin relación con las evacuaciones.

El Dr Dun- ham, rey de los observadores, nos dá el característico: dolores agudos que se dirigen de abajo arriba hacia el recto, (Sepia tiene dolores similares en el útero.) Este síntoma es una joya y ha sido comprobado. Nó temos, pues, que Ignatia es uno de nuestros más importantes remedios recto-anales. Este remedio es único en sus síntomas febriles. No existe enfermedad en la que nos encontramos capa ces de mostrar mejor el poder de los remedios potentizados como en la fiebre intermitente. Casos crónicos, que han resistido al tratamiento de la Quinina durante años se curan con frecuencia y de una manera rápida y permanente por la potencia 200 y aún otfas más elevadas.

Los siguientes síntomas indican el uso de Ignatia

1. Sed durante el escalofrío y nunca en los demás períodos.

2. Escalofrío aliviado por el calor exterior.

3. Calor agravado por abrigarse.

4. Cara roja durante el escalofrío.

He aquí las cuatro patas de un taburete en el cual podemos sentarnos con entera confianza. Ningún otro remedio tiene sed durante el escalofrío y no en otro periodo, Udes, recordarán que en Nux vomy el escalofrío no se alivia por el calor de la estufa ó de la cama y que durante el calor necesita el paciente estar cubierto, porque el menor desabrigo origina de nuevo el calosfrío. Vemos que á pesar de ser la estricnina, el alcaloide de ambas drogas, se diferencian mucho cuando las aplicamos para la curación de la enfermedad. La cara roja durante el escalofrío me sirvió de guía para curar un caso obstinado y después que noté el color de la cara, supe que el niño estaba cerca de la estufa en el lugar más caliente que podía encontrar. La 200 lo curó prontamente. Otros dos casos en la misma familia, en la misma época y en el mismo distrito malárico fueron curados uno con Capsicum 200 y el otro con Eupat. El primero tenía escalofríoi que comenzaba entre los hombros, el segundo acusaba calosfrío en la madrugada precedido de gran dolor de huesos y vómitos de bilis al terminar el escalofrío. No recuerdo si he mencionado ya estos casos en otro lugar de la presente obra, pero es bueno repetirlos porque ilustran acerca de la altas potencias obedeciendo á nuestra ley de curación. ¿Puede un hombre razonable, ante dichos hechos, dudar de su evidencia?

Comentarios cerrados

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola
A %d blogueros les gusta esto: