Alumyna, Consulta de homeopatía

Homeopatia, Consulta online y presencial.

Síntomas regionales Eritieron, Trillium, Millefolium

Son tres remedios que han adquirido una reputación por su poder para dominar las hemorragias.

Ha curado epistaxis con congestión en la cabeza, cara roja  y estado febril. Hematemesis con violentas náuseas y ardor en el estómago. Sangramiento hemorroidal con ardor. Hemoptisis y esputos de sangre. Hematuria con cálculos vesicales y hemorragia uterina. El único síntoma marcado en adición a las hemorragias, que nos conduciría a su elección entre otros remedios de su clase, especialmente en las hemorragias de los órganos pelvianos es, la violenta y marcada irritación del recto y de la vejiga.

Aquí debemos recordar á Canth, Lilium tigr, y Nux vom, Trillium por sus usos clínicos parece ser un remedio hemorrágico genuino. La sangre es de un rojo brillante, ya sea la hemorragia activa ó pasiva. Es muy útil en la menstruación de cada quince dias que dura una semana y es muy abundante debiendo hacerse la elección entre él  Calc. ostr. y Nux. vom.

Se parece a China en la hernorragia con desmayo desvanecimiento y ruido de oídos. Por supuesto que China es mejor para las consecuencias de la hemorragia. Hay algunas veces con tales hemorragias, una sensación de relajamiento como si las caderas, las articulaciones del sacro y la cintura quisieran separarse; necesitan ser reunidas. Esto lo indicará más en las hemorragias post partum. También es muy útil en el periodo de la menopausia con dichos síntomas; ha curado hemorragias de otros órganos pero no tengo experiencia en ello.

Millefolium es el único de los tres que parece ha producido hemorragias en su patogenesia. Hahnemann dice de el «detenina epistaxis produce hematurias,» y la clínica lo ha «comprobado. La sangre de los diferentes órganos es generalmente de un rojo brillante, como en Acon. pero la anciedad de ese remedio no existe, ni el gran temor estuvo presente en los casos en los cuales lo he usado.

A veces la sangre en la orina forma en el fondo de la vasija un solo coágulo. Cuando era joven sufrí durante mucho tiempo de abundantes y frecuentes epistaxis. El Dr. T. L. Brown me recetó varias veces, pero sin éxito, me debilité por la pérdida de sangre y finalmente mi anciana abuela me dijo que mascara la raiz de la planta llamada mil hojas y me indicó la entraría en la huerta de mi padre. Así lo hice y me curé rápidamente. Durante mis vacaciones en Blue Montain Lake en el Adinondacks, encontré un hombre en el último período de la consunción que había traído la medicina recetada por su médico de New York. Escupía diariamente grandes cantidades de sangre, con intensa tos y su Sécale era imcapaz para dominarla en lo más mínimo. Finalmente me dijo: «Dr. puede Vd. hacer algo para detener esta sangre?» Yo me incliné (por que no deseaba hacerme cargo de este enfermo), y arranqué una pequeña raíz de que crecía a nuestros pies y se la entregué aconsejándole la mascase. El se manifestó muy sorprendido, pero así lo hizo y como le agradase el sabor de !a planta continuó mascándola. La hemoptisis se suspendió por completo; la tos se suavizó y el enfermo se entusiasmó tanto que se llevó una canasta de mil hojas á su casa. La hemorragia habia sido dominada. Este enfermo marchó á la Florida durante el invierno; pero murió en la próxima primavera. También está recomendada de una manera especial en las hemorragias después de las caídas, ú otras contusiones Si Árnica fracaza en tales casos pensaría en Millefolitim.

Los comentarios están cerrados.