Publicado el

Blefaritis y homeopatía

Este estudio es muy completo e interesante, os lo adjunto. Salud y amor

Rev Cubana Med Milit 2007;36(3)

Trabajos de revisión

Instituto Superior de Medicina Militar “Dr. Luis Díaz Soto”

Homeopatía y Oftalmología: las blefaritis

Dr. Johann Perdomo Delgado,1 My. Dra. Kenia Acosta Quintana,2 Dra. Soledad Palacios Fernández,3 My. Magaly V. Carrero Figueroa4 y Cap. Evelyn Anie González Pla1

Resumen

La homeopatía resulta un sistema terapéutico útil para el tratamiento de afecciones oftalmológicas. Su aplicación en patología ocular depende de 4 premisas, a saber, amenaza de la función visual, tipo y modo evolutivo de la enfermedad, umbral de sensibilidad individual y potencial de reacción del sujeto. Dentro de las enfermedades susceptibles de ser tratadas por este sistema se encuentran las blefaritis. En la presente revisión se analiza la enfermedad en sí, a la vez que se resumen las posibilidades de la homeopatía frente a los pacientes afectados por dicha afección mediante una farmacodinamia simplificada de los medicamentos susceptibles de utilizarse de acuerdo con los resultados de las patogénesis de cada una de dichas sustancias.

Palabras clave: Homeopatía, Oftalmología, blefaritis.

La homeopatía pudiera definirse como un sistema terapéutico que se basa en el principio de la similitud (similia similibus curentur), el cual utiliza sustancias previamente experimentadas en el hombre sano, las que se elaboran de forma diluida y dinamizada.1,2 Como terapéutica, esta no carece de limitaciones,3 aunque se plantea que en general son pocas las afecciones que no meritan su uso.4,5 Con una historia de más de 200 años, existen reportes de la aplicación exitosa de la homeopatía en afecciones oftalmológicas.6,7

En el campo de la patología ocular se plantea que el método se limita en afecciones quirúrgicas, congénitas o metabólicas, así como en aquellas donde una medicación sustitutiva resulta importante. Sin embargo, aún en estos casos es factible asociar un tratamiento homeopático buscando reducir las dosis de drogas alopáticas y aumentar la tolerancia. En general, la indicación de la homeopatía en Oftalmología depende de:

  • La amenaza de la función visual: se refiere al grado de compromiso de la función visual, ya se trate de una afección aguda o crónica, donde pueda ser necesaria una intervención convencional, médica o quirúrgica.
  • El tipo y modo evolutivo de la enfermedad: significa que la experiencia previa acumulada permite conocer y evaluar el pronóstico evolutivo de una enfermedad, lo que a su vez constituye una guía en el momento de la elección terapéutica, homeopática, alopática o quirúrgica.
  • El umbral de sensibilidad individual: hace referencia al hecho de que en determinados pacientes hiposensibles solo se obtiene una respuesta terapéutica favorable con el uso de la medicación alopática; mientras que otros hipersensibles multiplican los efectos adversos y reacciones indeseables, con tolerancia a la medicación homeopática.
  • El potencial reaccional del sujeto: en este término se engloban una serie de factores, entre los que se citan la edad, grado de reversibilidad de la lesión, etc.; que determinan la capacidad de reacción individual y permiten definir el tratamiento más conveniente para cada paciente.7

Sobre las blefaritis

Las blefaritis se incluyen dentro del capítulo de las inflamaciones oculares.8 Como tal se define a la enfermedad inflamatoria, generalmente crónica, de los párpados. Etimológicamente la palabra deriva de las voces griegas βλεφαρον, que indica relación con el párpado, y de ιτις, que indica inflamación.9 Con frecuencia se asocia con trastornos de las glándulas palpebrales, y de la superficie ocular.

La patogenia de este trastorno es compleja. En ella intervienen factores como la composición y cantidad de secreción de las glándulas de Meibomio, y factores ambientales así como de la higiene individual. Habitualmente hay un componente infeccioso del borde palpebral, y otro de atopia o de hipersensibilidad retardada a las bacterias u otros elementos contaminantes. Se refiere también la modificación de la secreción de las glándulas de Meibomio como elemento importante, lo cual se vincula con los trastornos irritativos que ocasiona esta afección.10

Para clasificar las blefaritis se pueden establecer una serie de criterios, a saber:

  • Según su localización anteroposterior:
    • Anteriores (afecta las glándulas de Zeiz y Moll, así como los folículos pilosos), posteriores (afecta las glándulas de Meibomio) y mixtas.
  • Según su extensión:
    • Totales y circunscritas.
  • Según sus manifestaciones externas:
    • Hiperémicas, escamosas, seborréicas y ulcerosas o necrotizantes.
  • Según la permeabilidad de las glándulas:
    • Obstructivas y no obstructivas.
  • Según la participación vecina:
    • Aisladas y asociadas a tarsitis, conjuntivitis, etcétera.
  • Según etiología:
    • Infecciosas, hormonales, inmunoalérgicas, tóxicas y otras.11

Clínicamente las blefaritis pueden ser asintomáticas. A veces se refieren como un trastorno cosmético o por los síntomas de escozor, picor y en ocasiones dolor. Puede haber sensación de cuerpo extraño, dificultad para abrir los ojos, sensaciones dolorosas punzantes de corta duración seguidas de lagrimeo. Los síntomas tienden a ser más intensos en la mañana al levantarse.10,12-14

Al examen físico, los signos de la blefaritis incluyen alteraciones del borde palpebral, de las glándulas de Meibomio y de las pestañas. Las alteraciones del borde consisten en eritema, descamación, telangiectasias y engrosamiento (ptilosis). Los trastornos glandulares son prominentes en las glándulas de Meibomio, que pueden presentar alteraciones de los orificios, exposición y dilatación de los conductos y acini, chalazion, y alteraciones de la secreción. Las alteraciones de las pestañas consisten en la aparición de manguitos o vainas en la base, foliculitis con formación de colecciones purulentas en el folículo que dan lugar a la aparición de úlceras y costras, ausencia de pestañas (madarosis), pestañas grises (poliosis) y cambios de la dirección de las pestañas (triquiasis). Pueden asociarse signos de conjuntivitis y queratitis, así como cambios de la película lagrimal.6,10,13 Muchas de estas alteraciones referidas son contadas también dentro de las complicaciones a largo plazo de la enfermedad, como la madarosis, la triquiasis y la conjuntivitis; aunque se citan otras como el ectropion y el ojo seco.11,15

En dependencia del tipo de blefaritis, es posible obtener exámenes microbiológicos positivos. En el caso de la infecciosa, el Staphylococcus aureus resulta el microorganismo más frecuentemente aislado, aunque pueden encontrarse otros tipos de Staphylococcus, al igual que otras bacterias como diferentes Streptococcus, Pneumococcus, Klebsiella pneumoniae, e incluso, hongos como la Candida albicans.10,16 La infestación por Demodex folliculorum, un tipo de ácaro, es frecuente; aunque se plantea que su papel principal es que resulta un portador de Staphylococcus.17,18 En las meibomitis también es posible demostrar la presencia de microorganismos, en este caso levaduriformes, como el Pityrosporum ovale y Pityrosporum palpebrale.10

Desde la perspectiva alopática, se tiene en cuenta que una parte importante de estas afecciones es de causa idiopática, para lo cual no existen tratamientos específicos. La base fundamental del abordaje está entonces en las medidas higiénicas para eliminar las escamas y evitar el acúmulo de secreciones glandulares, así como el uso juicioso de antibióticos, esteroides y lágrimas artificiales.

Se plantea que los lavados palpebrales no deben faltar en ningún tratamiento. De este modo es posible mejorar hasta el 50 % de las blefaritis, además de constituir el tratamiento con menos efectos desagradables. A esto pueden asociarse, en dependencia del tipo de blefaritis, antibióticos, antisépticos, esteroides, lágrimas artificiales, o combinaciones de algunos de estos. Se dice que la respuesta terapéutica puede ser muy variable. En el caso de la blefaritis infecciosa depende de la posible resistencia antimicrobiana y la evolución suele ser favorable aunque tiende a haber remisiones. En la blefaritis seborréica los resultados son menos positivos. Aquí la respuesta al tratamiento es muy variable y, además de lo anteriormente planteado, puede ser necesaria la aplicación de restricciones dietéticas (chocolate, exceso de grasas saturadas), así como el uso de antibioticoterapia sistémica. Igualmente deben ser asociadas otras medidas higiénicas como el masaje glandular y la aplicación de compresas calientes. Por último, si existe un compromiso de las glándulas de Meibomio se plantea la posibilidad del uso de antifúngicos para disminuir la infección por Pityrosporum ovale o Candida albicans, aunque se plantea que no existe una evidencia concluyente al respecto.10,11,13,19,20

Sobre la homeopatía, la Oftalmología y las blefaritis

Existen un grupo de medicamentos dentro de la farmacodinamia homeopática que se adaptan a los cuadros clínicos de los pacientes con diagnóstico de blefaritis. A continuación se resumen los aspectos más relevantes de la acción de estos a nivel ocular.

Materia médica simplificada
  • Aconitum napellus: blefaritis que se desencadena por exposición a frío seco, de aparición brusca, donde la sensación de sequedad y quemazón dominan el cuadro. Los párpados se sienten secos, pesados, duros y sensibles al aire. Se presenta fotofobia que puede ser intensa.
  • Antimonium crudum: conviene a la blefaritis ulcerosas donde el borde libre está hinchado, excoriado, con fisuras en los ángulos externos sin tendencia a los sangramientos ni a la supuración. Todos los síntomas agravan por los lavados con agua fría y la luz brillante. Se adapta con frecuencia a los adolescentes bulímicos, con trastornos digestivos relacionados con excesos alimentarios y agravación por el frío.
  • Apis mellifica: se adapta particularmente a las formas clínicas donde predomina el edema. Hinchazón edematosa de los párpados, con un edema pálido, doloroso a la menor presión. Bolsas edematosas por debajo de los párpados inferiores, los superiores cuelgan también como bolsas. Se presenta sensación picante y ardiente, como de agujas calentadas al fuego; se agravan los síntomas por el calor y mejoran por el frío.
  • Argentum nitricum: aquí los párpados están rojos, hinchados, con dolores picantes. Los síntomas agravan por el calor y mejoran por el aire fresco, así con el lavado de los ojos con agua fría; es la afectación más intensa a nivel del ángulo interno del ojo. Puede haber compromiso querato-conjuntival, con secreción purulenta, amarilla, abundante y no irritante.
  • Arsenicum album: se adapta principalmente a las blefaritis escamosas. El borde palpebral está rojo, inflamado, cubierto de una fina descamación furfurácea. Se presenta sensación de quemazón intensa que agrava por el frío, en la noche y mejora por las aplicaciones calientes; así como dolor en el borde de los párpados, como si estuvieran secos y a cada movimiento frotasen los globos oculares. En Arsenicum son típicas las alternancias mórbidas con asma bronquial, eczema y trastornos digestivos, entre otros.
  • Belladonna: en este predomina una marcada hiperemia palpebral, con sensación quemante intensa y gran fotofobia, con sensibilidad al tacto. Existe una marcada sequedad ocular; se agravan los dolores con el movimiento ocular y por el frío, se presenta mejoría por el calor. En este medicamento la sensación de quemazón y la hiperemia son más marcadas que en ningún otro.
  • Borax: Aquí los párpados están excoriados y ulcerados, con predominio de los síntomas a nivel de los ángulos oculares. Se presenta aglutinación nocturna palpebral, así como una marcada tendencia a la triquiasis.
  • Clematis erecta: en su cuadro se presentan párpados hiperémicos, con sensación de quemazón que agrava al lavarse con agua fría. La afectación de los ángulos es más marcada, con prurito a ese nivel. Los síntomas agravan con los ojos cerrados.
  • Graphites: viene a la lista de los medicamentos de la blefaritis ulcerosa. En este los bordes palpebrales están cubiertos de costras escamosas que dejan rezumar una secreción melicérica, con predominio de la afectación en ángulos externos de los párpados, donde a veces se observan fisuras en las comisuras externas de los ojos, que tienden al sangramiento fácil. Estos pacientes presentan una tendencia a la cronicidad de estas lesiones, con los párpados engrosados, indurados y aglutinados en la mañana por una secreción melicérica. En ocasiones la tendencia a la triquiasis o el entropion complican el cuadro ocular.
  • Hepar sulphur: el cuadro clínico es el de una blefaritis sobreinfectada, con secreción espesa, blanca, purulenta, con hipersensibilidad marcada a la menor corriente de aire, al tacto y a la luz. Está indicado en aquellas personas con aspecto malsano de la piel, con tendencia a la supuración. Este es el medicamento típico del absceso perifolicular.
  • Kali bichromicum: se adapta a las blefaritis ulcerosas donde el borde de los párpados aparece aglutinado en la mañana por una secreción espesa y viscosa que se endurece y rodea las pestañas infectadas, formando pequeños manguitos duros, verde-amarillentos, que recubren las ulceraciones. Los síntomas agravan por el frío, la humedad y las aplicaciones frías. En ocasiones se asocian síntomas conjuntivales con tendencia a la cronicidad.
  • Kali sulphuricum: Conviene a las blefaritis desesperadamente crónicas, donde la secreción es abundante, poco espesa y amarillenta, que aglutina los párpados. Los síntomas agravan por el calor y mejoran por el aire fresco.
  • Kreosotum: Se adapta a las formas muy ulcerativas con dolores agudos, acompañados de prurito intenso y lagrimeo corrosivo. Los bordes ciliares están muy ulcerados y sangran al menor contacto.
  • Mercurius corrosivus: Corresponde a la blefaritis con un proceso ulcerativo grave, con lagrimeo particularmente ácido, corrosivo y excoriante. Los dolores son muy intensos, agudos y ardientes.
  • Mercurius solubilis: Se adapta a las blefaritis ulcerosas. Aquí los párpados están rojos, hinchados, aglutinados, recubiertos de pequeñas costras por todo el borde palpebral, las que cubren pequeñas ulceraciones. El lagrimeo es profuso, irritante, a veces excoriante. Los trastornos son agravados por el tacto, durante la noche, por el calor radiante del fuego y por la luz artificial. Mercurius cubre también la abscedación perifolicular.
  • Mezereum: Aquí el borde palpebral se cubre de costras blanquecinas espesas, bajo las cuales se colecta pus blanquecino. Puede asociarse prurito ocular importante. Los síntomas mejoran con las aplicaciones y el aire fríos.
  • Natrum muriaticum: Se indica en las blefaritis escamosas crónicas con párpados engrosados, inflamados y aglutinados en la mañana, con edema que domina en el ángulo externo de párpados superiores. Aparece sensación de arena en los ojos que agrava en la mañana al despertar. Este medicamento se adapta particularmente a la blefaritis seborréica que se presenta en la adolescente con cutis graso y afectado por acné.
  • Petroleum: este medicamento se indica en enfermos donde el borde libre palpebral se cubre de costras amarillentas espesas, y presenta fisuras en las comisuras externas de los párpados, las cuales pueden sangrar o trasudar un líquido acuoso. Los síntomas agravan por el frío y durante el invierno.
  • Sanguinaria canadensis: conviene a las blefaritis muy congestivas, con sensación de sequedad ardorosa que puede seguirse de lagrimeo copioso. La vasodilatación típica de este medicamento puede manifestarse clínicamente a otros niveles como cefaleas congestivas, oleadas de calor, etcétera. Se indica en las blefaritis que aparecen en la mujer menopáusica.
  • Sepia: es otro medicamento de la blefaritis escamosa, con finas escamas farináceas peor en la mañana al despertar, así como dolor en los párpados también peor de mañana; por la noche, ojos aglutinados. Los síntomas de este medicamento predominantemente femenino, agravan durante la menstruación. Pueden asociarse otras lesiones palpebrales como orzuelos y chalazion.
  • Staphysagria: corresponde a aquellas blefaritis con costras espesas y supuración irritante, con prurito incensaste que no se calma con nada. Existe una tendencia evidente a la formación de orzuelos y chalazion.7, 21-26

Summary

Homeopathy and Ophthalmology: blepharitis

Homeopathy constitutes an useful therapeutical system for treatment of ophthalmological problems. The use of this technique in eye pathology depends on four premises, that is, visual function in peril, type and progression of disease, individual susceptibility threshold and reaction potentialities of the subject. Blepharitis is one of the diseases that may be treated by this system. The present review analyzed the disease as such together with the homeopathy possibilities in affected patients by means of a simplified drug dynamics of medications to be used according to the results of pathogenesis in each of these substances.

Key words: Homeopathy, Ophthalmology, blepharitis.

Referencias bibliográficas

  1. Jouanny J. Nociones fundamentales de terapéutica homeopática. Ste-Foy-lès-Lyon: Boiron; 1974.
  2. Standish LJ. Introduction to Homeopathy. En: Standish LJ, Calabrese C, Galantino ML. AIDS and Complementary & Alternative Medicine. Philadelphia: Churchill Livingstone; 2002. p. 115-25.
  3. Kaufmann E. Indicaciones, campo de acción y limitaciones de la Homeopatía. Dificultades del médico homeópata. Obstáculos a la curación. En: Asociación Médico Homeopática Argentina. Tratado de Doctrina Médica Homeopática. Buenos Aires: AMHA; 1994. p. 197-206.
  4. Swayne J. ¿Cuándo usar la Homeopatía? La Homeopatía de México 2002;71(619):141-9.
  5. Guajardo Bernal G. La Homeopatía y el método. Mexicali: Malabares; 2004.
  6. Hughes R. Principles and practice of Homeopathy. New Delhi: B. Jain Publishers; 1985.
  7. Doufflo-Boujard O. Traité d´Ophtalmologie Homéopathique. 2 ed. Ste-Foy-lès-Lyon: Boiron; 1988.
  8. Lowery RS, Roy H. Blepharitis, Adult. Medicine. [serial on the Internet] 2004 [cited 2005 Feb. 14]. Available from: http://www.emedicine.com/oph/topic81.htm
  9. Capdevila Casas E. Diccionario terminológico de Ciencias Médicas. 3 ed. Barcelona: Salvat; 1947.
  10. Carreras B, Bermúdez J, Guerrero JC. Inflamaciones de los anejos y cubiertas oculares. En: Carreras B. Inflamaciones oculares; Barcelona: Mosby-Doyma; 1995. p. 145-8.
  11. Murube del Castillo. Ojo seco. Mesa Redonda 73 Congreso de la SEO. [serie en Internet] 1997 [citado 14 de febrero de 2003]. Disponible en: http://www.oftalmored.com/ojoseco/indice.htm
  12. Romo R. Blefaritis. Prescripción médica [serie en Internet] Mayo de 2002 [citado 14 de febrero de 2003]; 25(293). Disponible en: http://www.percano.com.mx/prescripcionmedica/index.htm
  13. Adenis JP. Infecciones de los anejos palpebrales y lacrimales. En: Adenis JP, Denis F. Infecciones e inflamaciones del segmento anterior del ojo. París: Merck-Sharp & Dhome-Chibret; 1993. p. 23-34.
  14. Kanski JJ. Oftalmología Clínica. 5 ed. Madrid: Elsevier; 2004.
  15. Turcios Tristá SE. Afecciones oculares más frecuentes. En: Álvarez Sintes. Temas de Medicina General Integral. Vol. 2. La Habana: Ciencias Médicas; 2001. p. 883-94.
  16. Denis F, Mounier M. Principales gérmenes normales o en situación patológica encontrados en las estructuras superficiales del ojo. En: Adenis JP, Denis F. Infecciones e inflamaciones del segmento anterior del ojo. París: Merck-Sharp & Dhome-Chibret; 1993. p. 3-14.
  17. Aguilar AJ, Berra A. Blefaritis crónica. AAIC [serie en Internet] 2001 [citado 14 de febrero de 2003]; 32(3). Disponible en: http://www.archivos.alergia.org.ar/pdf.gif
  18. Rodríguez AE, Ferrer C, Alió JL. Demodex y blefaritis crónica. Archivos de la Sociedad Española de Oftalmología [serie en Internet] 2005 [citado 14 de octubre de 2005]; 32(3). Disponible en: http://www.oftalmo.com/seo/005/nov05/04.htm
  19. Huber-Spitzy V, Bohler-Sommeregger K, Arocker-Mettinger E, Grabner G. Ulcerative blepharitis in atopic patients –is Candida species the causative agent?. BJO [serial on the Internet] 1992 [cited 2003 Feb. 14]; 76(5). Available from: http://www.bjo.bmjjournals.com/
  20. Centro para el Desarrollo de la Farmacoepidemiolgía. Formulario Nacional de Medicamentos. La Habana: Ciencias Médicas; 2003. p. 470-89.
  21. Vannier L. Materia médica homeopática. México DF: Porrúa; 2004.
  22. Kent JT. Materia médica homeopática. México DF: Porrúa; 2004.
  23. Nash EB. Indicaciones características de terapéutica homeopática. Nueva Delhi: B. Jain Publishers; 2000.
  24. Perdomo Delgado J. Oftalmología y Homeopatía: el chalazion. La Homeopatía de México (Ciudad México) 2002;71(617):58-61.
  25. Clarke JH. Un Diccionario de Materia Médica Práctica. Vol. 1-3. Nueva Delhi: B. Jain Publishers; 1997.
  26. García Jané JL. Homeopatía al alcance de todos. Guantánamo: El Mar y la Montaña; 2004.

Recibido: 7 de abril de 2007. Aprobado: 10 de mayo de 2007.
Dr. Johann Perdomo Delgado. Instituto Superior de Medicina Militar “Dr. Luis Díaz Soto”. Avenida Monumental, Habana del Este, CP 11 700, La Habana, Cuba.

 

 

Publicado el

Consideraciones generales de los protocolos Banerji en homeopatía

homeopatíaConsideraciones generales de los protocolos Banerji

www.pbhrfindia.orgLos Dres. Banerji atienden diariamente de 120 a 200 pacientes oncológicos, utilizando exclusivamente sus protocolos. Tratan también los efectos secundarios de los tratamientos convencionales por quimio/radioterapia. Los protocolos Banerji están siendo utilizados en 60 países por médicos homeópatas con la misma eficacia que los empleados en la India por los propios Dres. Banerji. Estadísticamente sobre un grupo de casos de 21.888 pacientes con tumores malignos han observado:

21% remisión completa

23% mejoría

24% no continúan el tratamiento

32% agravación-muerte

los medicamentos están elegidos en base a la experiencia con miles de pacientes. Lo mismo ocurre con la elección de las potencias. Los tratamientos se dan en función del tejido afectado y se trata tanto el tumor original como la metástasis (ej: si el primario está localizado en la mama y metastatiza en hueso, se da Phytolacca (por ser de mama) + Symphytum (por localizarse la metástasis en hueso); si el primario es en pulmón y luego hay metástasis en el cerebro, se añade al Kalium carbonicum (medicamento del cáncer de pulmón) la Ruta y la Calcarea phosphorica (medicamentos indicados en tumores intracraneales). Si hay cirugía extirpadora, también se trata el tumor primario.

El seguimiento del caso lo hacen mediante las analíticas y pruebas de imagen. Revisan el caso al mes si no surgen otros síntomas antes. Valoran la modificación de los síntomas o la aparición de otros para dar el tratamiento adecuado y aliviar síntomas. Si uno de los remedios del tratamiento no funciona, se sustituye por otro manteniendo el medicamento que funciona o añadiendo otro si aparece un nuevo problema. Cuando se estabiliza o cura la enfermedad total, se mantiene el tratamiento durante 3 meses más, luego se reducen las dosis durante los 6 meses siguientes y luego se espacian aún más durante el siguiente año.

Los Dres. Banerji no han observado agravaciones con la potencia 200CH.Si las hubiera, acon¬sejan tratamiento sintomático. Su experiencia les dice que determinadas diluciones van bien para unas enfermedades, y son esas diluciones y no otras las que funcionan

DOSIS:

Gotas: Si son tinturas madres tóxicas (como Aconitum y Conium p.ejemplo): 2-3 gotas como máximo. En Barcelona, los Dres. Banerji comentan que las tinturas madres tóxicas pueden sustituirse por la dilución 4DH, aumentando entonces el número de gotas por toma a 5 gotas. En Tenerife también dicen que se pueden sustituir por la potencia 200CH.

Otras tinturas no tóxicas y diluciones homeopáticas: una dosis = 5 gotas.
Parece que el efecto es más rápido con las gotas que con los gránulos.

Gránulos: una dosis = 4 gránulos.

Comprimidos o tabletasuna dosis = dos comprimidos o tabletas = dos medidas o cacitos de los que acompañan a las trituraciones de Iber-Home.

Es más importante el número de dosis que la cantidad

ESPECIFICIDAD DE ACCIÓN DE ALGUNOS MEDICAMENTOS HOMEOPÁTICOS:

– Lycopodium 30CH: cuando hay colecciones de líquidos en cualquier zona del organismo (hidrocefalia, edema cerebral producido por tumores, derrames pleurales, edema pulmonar, ascitis, etc).

– Carcinosinum: siempre que hay una bajada de defensas en cuadros tumorales. Mejora el sistema inmunológico. Mejora/alivia el dolor por cáncer.

– Kalium carbonicum: en cáncer de pulmón, masas de tejidos blandos.

– Thuya occidentalis: en tumores sólidos.

– Ferrum phosphoricum 3X: en hemoptisis.

– Hepar sulfur: si hay tos seca en tumores de pulmón.

– Arsenicum album 3CH: úlceras gástricas.

– Arsenicum album 6 CH: estornudos, rinitis, catarros.

– Arsenicum album 200CH: úlceras en piel, erupciones.

– Medorrhinum: en enfermedades renales, venéreas y artritis.

– Symphytum 200CH: es el remedio más común para todos los problemas óseos.

– Camphora 200CH: se de una dosis al iniciar los tratamientos, comenzando a aplicar los protocolos Banerji unas horas después o mejor al día siguiente. Se utiliza para “limpiar” efectos farmacológicos de otros tratamientos.

Publicado el

Boiron crea un nuevo espacio online para concienciar del impacto de la gripe y procesos gripales en invierno

La gripe ya está aquí: la llegada del frío y la bajada brusca de las temperaturas de estos días ha provocado su aparición y rápida propagación. En España, la población afectada durante las epidemias de gripe oscila entre el 5% y el 15%. Este año, la mayor incidencia de esta enfermedad infecciosa se estima que se produzca a partir de finales de enero. Por ello, BOIRON, en el marco de su compromiso con la salud, acaba de lanzarwww.cierralapuertaalagripe.es, un nuevo espacio online que combina divulgación y diversión.

Con la creación de esta web de carácter didáctico, el laboratorio quiere concienciar en el entorno familiar del impacto de la gripe y los procesos gripales. El objetivo es ofrecer información práctica sobre la gripe, las causas que provocan el contagio y consejos útiles para prevenirla y aliviar sus síntomas.  A través de una sencilla navegación por el site, el usuario es capaz de entender de una forma clara y concisa cuáles son las diferencias entre gripe y procesos gripales, así como conocer los beneficios de los medicamentos homeopáticos en el tratamiento de esta afección. Además, incluye un juego interactivo para que toda la familia se divierta aprendiendo a cerrar la puerta a la gripe este invierno.

Boiron crea un nuevo espacio online para concienciar del impacto de la gripe y procesos gripales en invierno – Vademecum.es.

 

Para ayudar a cerrar la puerta a los procesos gripales durante este invierno, Laboratorios BOIRON ha elaborado el siguiente decálogo con medidas preventivas para toda la población, durante el periodo de exposición gripal:

  1. Ingerir diariamente gran cantidad de líquidos y mantener una alimentación saludable.
  2. Favorecer un ambiente lo más sano posible en el hogar: ventilar diariamente, humidificar y utilizar la calefacción con moderación.
  3. Mantener una correcta higiene: lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón, y no compartir objetos personales de higiene o aseo.
  4. Evitar el consumo de tabaco y alcohol.
  5. Toser o estornudar sobre un pañuelo de papel para posteriormente desecharlo.
  6. Si alrededor hay personas con estados gripales, como niños que van a la guardería o al colegio, o ante la aparición de los primeros síntomas de malestar, consultar al farmacéutico sobre la utilidad de los medicamentos Boiron para el cuidado de toda la familia.
  7. Ante las primeras sensaciones de escalofríos, cansancio o dolor muscular, tomar medicamentos homeopáticos. Ayudan a reducir el riesgo de terminar de caer enfermos y aumentan la posibilidad de recuperarnos antes.
  8. En caso de proceso gripal, estar en reposo y vigilar la posible evolución de la fiebre.
  9. No alarmarse ante la presencia de fiebre, puesto que es la forma de defensa del organismo frente al virus de la gripe.  Se recomienda respetarla y acompañarla con tratamientos adaptados a los signos descritos por los pacientes.
  10. Consultar al médico, en caso de no observar una mejoría después de tres días, especialmente si la fiebre persiste o si se padecen enfermedades crónicas.

Fuente: Inforpress

Publicado el

Síntomas regionales Barita Carbonica, E. B. Nash

BARITA CABBONICA.

Este es uno de los principales remedios entre los llamados anti-escrofulosos, y no se deje de leer lo que escribí acerca de este asunto (escrófula) en el capítulo de Sulphur.

Es uno de los medicamentos que tiene principal indicación, como Calcarea ost, en la constitución del enfermo.

Afecciones en los niños raquíticos, débiles de cuerpo y espíritu, que no crecen, dispuestos a los infartos ganglionares. El crecimimiento lento es tanto mental como físico, es defectuoso. La debilidad de la mente puede llegar al idiotismo o la imbecilidad.

También se adapta a los ancianos con debilidad mental y física, que vacilan y tiemblan y se conducen como niños, y es asimismo útil en la apoplegía senil cuando hay marcada tendencia á ella.

Para la pérdida de la memoria en dichos individuos se iguala a Anacardium, y si todo lo expuesto es verdad, no hay que dudar de que Baryta carb. es un remedio valiosisimo en ambos extremos de la vida.

El marasmo fantil o senil cae dentro de su amplia esfera terapeutica, y en el marasmo de los niños hay que escoger entre él y Silicea, Abrotanum, Natrum mur., Sulphur Calcárea y lodium.

En todos estos remedios encontramos emaciación del resto del cuerpo, pero el abdomen está grandemente abultado; con todos estos remedios el niño puede tener un apetito voraz; come mucho, pero adelgaza visiblemente de día en día  a causa de una asimilación defectuosa. Existen notables puntos de semejanza entre Baryta carb. y Silicea como  el sudor profuso de los pies.

La cabeza es desproporcionadamen grande en relación con el resto del cuerpo, ambos tienen agravación por el tiempo húmedo y en ambos encuentran la sensibilidad al frío en la cabeza, pero Silicea tiene la diferencia importante del diagnóstico sudor abundante de la cabeza, igual al de Calcárea que no se observa en Baryta carb.

No hay en Silicea aquella debilidad mental que es constante en Barita y por el contrario el niño es voluntarioso. A semejanza con otros medicamentos, además de los señalados, son tan numerosos que no emprendemos aquí la comparación, pero si nos ocuparemos de tratar los más importantes rasgos que distinguen a Barita.

Además de la acción intensa que tiene sobre  el sistema  glandular en general, presenta una afinidad especial  por la garganta, más todavía por las amígdalas,  se inflaman grandemente, hinchan y supuran a consecuencia de la más insignificante exposición al  viento siendo, por lo tanto, uno de los más valiosos agentes terapéuticos en los individuos con amigdalitis crónica. Se consigue a veces, con su administración, abortar un ataque de amigdalitis y con una dosis ocasional a largos intervalos a potencia muy alta, eliminar la tendencia á ella. (Psorinum).

Pero, semejante es Lachesis, Lycopod. y Phytolaca y otros medicamentos, que prescribir conforme a todas las indicaciones. Barita es realmente útil para modificar la tendencia a la amigdalitis crónica, como lo es para el ataque agudo. Se encontrarán ocasionalmente en los periódicos casos de tos crónica en los niños, con amígdalas hipertrofiadas, curados con este remedio. La curación de la tos depende de un modo evidente del poder del remedio sobre la constitución que sostiene la hipertrofia de las amígdalas, porque aparte de esto nunca lo he considerado un buen agente para la tos. En la tonsilitis aguda ó crónica que se presenta á consecuencia de la supresión del sudor de los pies, pensaremos inmediatamente en Baryta; no obstante, Silícea tiene más trastornos a causa de dicha supresión que ningún otro medicamento, y Silicea no demuestra las mismas afinidades y simpatías por la garganta que Baryla carb.

Terminamos con Baryta porque, si bien es cierto que es un remedio de gran valor, su campo de acción no es muy amplio. Algunos de estos remedios recompensan lo corto de su esfera de acción por su utilidad en dicha esfera, y Baryta pertenece á este grupo.

Publicado el

Barita Carbonica – Didier Grandgeorge – homeopatía

No entiende nada de nada

Este remedio es aveces conveniente en niños cuyo desarrollo es a veces difícil, e incluso retardado, con grandes vegetaciones, importantes amígdalas y tendencia a coger fío con facilidad.

A menudo el intelecto funciona lento, con dificultades para comprender y retener las cosas. El niño presenta falta de confianza en si mismo y una importantísima timidez al contacto con gene que no conoce (en el colegio npor ejemplo) cree que todo el mundo se burla de él, y se esconde detras de los muebles cuando algún extraño viene a su casa.

En otro contexto, podría también tratarse de un adolescente que no encaja bien en clase, que no trabaja. No ha comprendido que si no hace un esfuerezo, no conseguirá nada en la vida.

Una dosis de Barica-c 15CH a menudo corta unas anginas incipientes.

Los sugetos presentan con frecuencia constipación, con heces duras, nudosas, una transpiración fétida en los pies y ganglios cervicales aumentados tamaño.

Hay que pensar también en este remedio después de exámenes radiológicos que comporten la ingestión de Bario.

Cristina Fenoy cassinello – Homeópata

Publicado el

Síntomas regionales Bismutum, E. B. Nash

BISMUTUM

 

Este es uno dé nuestros mejores remedios para el cólera infantil, el genuino cólera infantil, ó sea el que aparece repentinamente y es rápido en su curso.

Dichos casos terminan por la muerte en una noche O en pocas horas, A menos que Bismuihum, Veratrum, Kreosotum o algún otro remedio de acción rajada los salve. Con Bismuth las deposiciones son acuosas, abundantes y sin dolor y muy fétidas, de olor á cadáver; hay también vómitos de gran cantidad de alimentos y sed intensa acompañada con el vómito del agua que acaba de beberse, tan pronto como ésta toca al estómago. El agua es la única que vomita inmediatamente, pues el alimento se retiene un poco más de tiempo. (Con Arsen. el agua y el alimento se vomitan inmediatamente). La postración es igual á la de Arsen. 6 Veratrum alb, pero la superficie del cuerpo está caliente y á menudo cubierta de sudor caliente.

La cara tiene una palidez mortal, con grandes ojeras: tal es el perfecto retrato de Bismuth. y ningún otro remedio puede ser confundido con él. También Bismuth, es un remedio para la gastralgia puramente nerviosa.

Los dolores tienen un carácter presivo y á veces se sienten entre los hombros, y otras  hay intenso ardor en el estómago {Arsenicum).

Es útil para el cáncer del estómago cuando hay vómitos de enormes cantidades de alimentos que parece han permanecido en el estómago algunos días. En tales casos hay mucho dolor y ardor. Tiene inquietud y angustia semejantes á las de Arsen.y necesita moverse y no puede estar largo rato en un solo sitio. En la forma neurálgica de la gastralgia me han sido más útiles las trituraciones bajas, pero en el cólera infantil, nunca he prescrito nada inferior a la 200 y los resultados han sido siempre sorprendentes. La soledad es insoportable, el niño quiere tener siempre cogida la mano de la madre para que le haga compañía. (Stramon.)

Publicado el

Síntomas regionales Borax, E. B. Nash

BORAX VÉNETA

Metales nobles

Este medicamento, aunque muy antiguo no ha sido universalmente apreciado y su acción sobre el sistema nervioso es muy marcada. En primer lugar se manifiesta en lo que llamamos nerviosidad, cuando se trata de ruidos para los cuales el enfermo es muy sensible. Siendo para cualquier ruido, como la tos, estornudos, un grito, un tiro lejano, arrugar un periódico, etc. Bell, a veces se administra cuando hay el sobresalto por cualquier ruido, pero Bórax sería mucho mejor. También hay otro síntoma nervioso interesante, él temor de caerse y él temor al movimiento de descenso (Gelsem., Sanie). El niño grita y se agarra a la nodriza cuando ésta trata de colocarlo en la cuna, lo mismo al bajar las escalofríos, llora y se agarra fuertemente.

Los adultos sufren de igual fenómeno, no se sientan en una silla mecedora, no montan a caballo, no se embarcan, no nadan por el temor del movimiento señalado. Hay otro medicamento que tiene análogo sintonía y es Gelsem., pero yo pienso que hasta ahora sólo cuando se presenta en la fiebre intermitente. Los niños se duermen con calma, pero despiertan rápidamente, llorando y agarrándose a los lado de la cuna, sin razón aparente para hacerlo así, o se despiertan y se cuelgan á los brazos de sus nodrizas, poseídos de terror. En estos casos pensaríamos en Apis mell., Bell. Ciña., Stram., pero no debe prescribirse nunca basado en un solo síntoma. Veáse la boca del niño y si se encuentra alguna úlcera aftosa, es seguro se necesita Bórax.

También Bórax tiene una acción enérgica como remedio general aun en uso doméstico; desde tiempo atrás ha sido prescrito sin razón ninguna, hasta que los homeópatas encontraron su lugar exacto. La elección será conveniente establecerla entre él, y Mercur., Hydrastis, Sulphur y Sulphuric acid. No es forzoso trazar aquí una línea diferencial entre ellos, pero diré que la ulceración de la boca es solo un síntoma en cada caso. Los síatomas restantes se encuentran fuera de la afección local y á menudo tendrán mucho valor para la final elección del medicamento. Los síntomas nerviosos ya mencionados nos ‘indican” Bórax. No sólo en las menbranas mucosas de la boca» es notable la acción del Borax sino sobre otras machas. Las pestañas están como gomosas y se pegan unas con otras ó se vuelven hacia dentro, las orejas tienen escurrimientos y una vez curó un caso de otorrea de catorce años de duración con esta substancia. Costras secas se forman en la nariz y aparecen de nuevo después de quitadas. Deposiciones verdosas, día y noche, acompañadas de aftas. El niño llora al orinar ó antes, demostrando con esto una inflamación de la uretra. Si estos gritos son antes de orinar se encontrará algo de arenilla en la vasija y entonces deberá pensarse mejor en Lycopod., o Zarsaparrilla. Las membranas mucosas de loa órganos respiratorios también son afectadas. Hay tos y expectoración de mal sabor, sabor a yerba; al haber estos síntomas nos encontraremos con una pleuritis marejada en la región pectoral derecha.

En Bórax, se encuentra leucorrea albuminosa, como almidón, muy profusa, acompañada de la sensación de escurrimiento de agua caliente, lo cual comprueba lo que dijimos acerca de su acción sobre las membranas mucosas. Como Chamom,, Hepar sulph., y Silícea., Bórax tiene ulceraciones de la piel, por la más insignificante herida, las cuales supuran.

 

Publicado el

Síntomas regionales Bryonia Alba, E.B. Nash

BRYONIA ALBA

Como en Pulsatílla el principal característico de Bryonia reside en su modalidad. Cuatro palabras lo expresan : agravación por los movimientos.

¿Qué es lo que se agrava por los movimientos? Los sufrimientos de todas clases y no tratamos de enumerarlos. Todo lo que Hering dice en sus cartas es lo siguiente. Articulaciones rojas “hinchadas” rígidas y con dolores punzantes por el más lijero movimiento y este síntoma no solamente es genuino, sino que es el inicio de
todos los sufrimientos que se agravan por el movimiento.

En la obra **Síntomas directores** (Guiding Symptoms) y en el capítulo “Movimiento” véase la lista numerosa de síntomas que se agravan por el movimiento y aun así, no están todos enunciados. Ahora comenzamos á valorizar la importancia de esta modalidad.

No hay que establecer gran diferencia con respecto al nombre de la enfermedad, si el paciente se siente muy mejorado por permanecer muy quieto y sufre con exceso por el más insignificante movimiento, y si mientras más se mueve más sufre, Bryoniay es el primer remedio en que debe pensarse, y sería forzoso que existieran muy serias contraindicaciones en otros sentidos para desecharla. Tampoco hay que señalar mucha diferencia respeto al órgano o tejido en donde tenga su asiento la enfermedad; sea en las mucosas, en las serosas, ó en los músculos, hay que atender la misma regla.

Otra importante modalidad de Bryonia  se expresa también en cuatro palabras:  “mejoría por la presión esta es la razón por la cual, el enfermo, con gran sorpresa de los que le cuidan, quiere descansar sobre el lado ó la parte adolorida (opuesto, Belladona, Kali carb.)

Nadie puede darse cuenta del inmenso valor de estas modalidades hasta que no las haya observado en la clínica y presenciado los rápidos alivios que determina el empleo de Bryonia.

Cuando nos ocupamos de “Pulsatilla” recuérdese que hubimos de señalar lo característico de su acción en las membranas mucosas. En este sentido posee Bryonia su característico, pero de una manera diferente.

Con Bryonia hay excesiva sequedad o falta de secreción en aquellas. Comienza en los labios que están como tostados, secos y quebrados y termina en el recto y con las disposiciones cuyo aspecto es “duras y secas como quemadas.’ La misma condición existe en el estómago, comprobado por la sed excesiva, la cual solo puede ser satisfecha tomando grandes sorbos de agua pues los pequeños son infructuosos.

Análogo estado se encuentra en los bronquios y pulmones, originando una tos dura, seca con poca ó ninguna espectoración, adolorimiento ó dolor pungitivo en el pecho  en los momentos en que tose. {Natr. sulphuricumtiene tos fácil con adolorimiento.) La orina está escasa y solo por escepción(ócomoyo lo expresaría mejor, diciendo por reacción)  abundante. Debemos saber  que cada medicamento posee una doble acción, una llamada primaria y otra secundaria, pero yo creo que la calificada como acción secundaria, es la reacción del organismo contra la primera ó primaria acción de la droga: por ejemplo, la acción real de Opium es producir el sueño ó estupor, la reacción es el imsomnio, la acción de Podophylum Aloes etc. es la catarsis, la reacción es la constipación, por tanto la verdadera curación homeopática debe estar de acuerdo con los efectos primarios de los medicamentos, para obtener las mejores y más radicales curaciones, pero si administramos estos, para los síntomas secundarios, ya pasados los primarios, debemos cuidadosamente anotar todos los síntomas anteriores al estado presente  y tomando ambos, pasado y presente, formaremos el cuadro perfecto cuyo duplicado es el medicamento que realizará la curación. Cualquier otro método que no sea el indicado, podrá paliar ó aliviar una enfermedad pero nunca curarla.

Bryonia tiene también una acción muy intensa sobre las membranas serosas siendo muy útil en el segundo periodo de las inflamaciones, una vez presentado el derrame seroso. En la mayoría de los casos, los síntomas del primer periodo han motivado la administración de Acón. Bell.,Ferrum phosph.etc. pero no siempre están indicados y permítaseme con este motivo llamar la atención, acerca de los característicos dolores de Bry, Son dolores pungitivos y nótese que los dolores característicos en las afecciones inflamatorias de las membranas serosas, son pungitivos  siendo por tanto esta, la razón por la cual Bry. es un remedio magnífico en las pleuritis, pieningitis, peritonitis, pericarditis, etc. Los síntomas subjetivos correspondientes á este medicamento deben inclinarse ante el, síntoma indicado, y los objetivos lo seguirán enseguida. Solo otro: remedio puede igualar á Bry. para los dolores indicados, Kali carb. (Los dolores pungitivos en el pecho existen en Bryonia Kali carb. Natr. mur, Squillay Mer. vivus) y sin embargo la diferencia es muy marcada entre ambos: los dolores de Bry. se agravan por el más insignificante movimiento en tanto que los de Kali carb. existen, muévase ó no el enfermo.

Bry mejora por la presión, y no Kali car pero en ambos el enfermo se queja en alta voz, por la intensidad de los sufrimientos. Apis tiene dolores que obligan al enfermo á quejarse en alta voz, pero son finos y agudos, como la picadura de una abeja. Los tres medicamentos {Apis, Briy Kali carb.)  son muy beneficiosos en todos los derrames serosos, y Sulph. puede preceder ó seguir bien á cualquiera de ellos.

Digamos aquí unas cuantas palabras con respecto á  la interpelación de Sulph., cuando el remedio indicado no actúa.” No faltará quien vacile y pregunte, con  el más perfecto derecho, ¿cómo á pesar del similia, se administra el Sulph y yo le contestaré: Sulph. es  el remedio de más ancho campo de acción y cubre  más perfectamente aquellos estados y síntomas que indican la existencia de la psora más que ningún otro, y como la psora  complica muy á menudo la mayoría de los casos, así pues Sulph. 6 cura ó modifica la complicación para que el medicamento indicado actúe.

Recuérdese, sin embargo que no siempre realiza su objeto, porque otros remedios psóricos, pueden ser escogidos y se necesita buscar el simílimum para la condición psórica.

Bryonia se coloca al lado de Puls. y Nux vom. para los desórdenes de la alimentación: los tres tienen la sensación de una piedra en el estómago, pero Bry. y Nux vom, más que Puls. Bry. domina en la sed. Nux Vómica sufre menos, y Puls. poco ó nada. Todos poseen mal sabor de boca, Bry. y Puls. amargo, Nux vom: agrio y todos se acompañan de náuseas y vómitos:  Bry. peor por el movimiento y al levantar el cuerpo, Nux vofn. en las mañanas y después de comer y Puls en las tardes y también después de comer.

Los trastornos gástricos de Bry son consecuencia de descuidos en el régimen alimenticio y en especial al cambiar la estación caliente y establecerse la fría. Aquellos de Nux vam. se originan por comer demasiado y vida sedentaria, abuso de las drogas, café, tabaco y alcoholes, los de Puls. por la ingestión de alimentos suculentos, pasteles, grasas, y helados (en esceso): un helado en corta cantidad se siente bien en el estómago de Puls, pero tomar demasiado perjudica, porque es demasiado suculento.

Los tres medicamentos tienen ataques de diarrea, aunque la constipación es más característica de Bry. y Nux voni. y sea exepcional en Pulsatilla. La diarrea de Bry. es peor en la mañana, por el movimiento y consecuencia á veces de una insolación, la de Nux vom. es también peor en la mañana, pero se debe á una indigestión y toma el tipo disentérico, la de Puls. ocurre en la noche, por las causas arriba expuestas y acompañada de borborigmos. Todos presentan la lengua blanca, á veces cubierta de una capa saburrosa gruesa, pero teniendo en cuenta las causas de los trastornos gástricos é intestinales, los temperamentos y las modalidades, no habrá gran dificultad para escoger el propio remedio de cada caso.

Atendiendo al temperamento, Bryania es semejante á Nux vom. pero Bry. se acerca mucho á lo que se denomina * ‘diátesis reumática.** Ambos son fácilmente irritables y coléricos y se encuentran indicados en los sujetos delgados, secos, de complexión morena: ambos se agravan por el movimiento, pero en Bry. es mucho más marcado el síntoma en tanto que en Puls. como en Rhus tox. el alivio es durante aquel.

Terminaremos señalando algunas indicaciones eseciales de Bry.

“Cefalalgia intensa, se siente como si la cabeza fuese á estallar, ó como si se dividiere en distintas partes, agravada por estar de pie, toser, planchar, abrir ó mover los ojos, moverse en cualquier sentido, con el agua caliente, etc. náusea y síncope al tratar de levantarse,
aliviado por estarse quieto en la cama.”

“Epistaxis en lugar de la menstruación, (menstruación sustituida) ó hemoptisis.”

“Mastitis: los senos están pálidos, calientes, duros, pesados y dolorosos.”

“Supresión de los loquios con los dolores de cabeza ya señalados.”

“Supresión de la leche, menstruos, ó de las erupciones del sarampión ó escarlatina, ó estas aparecen torpes y lentas; (por supuesto que otros síntomas de Bry. deben estar presentes.)”
“Deseo frecuente de hacer grandes inspiraciones, necesita dilatar sus pulmones. {Cactus  IgttaL  Nat. sulph)

“Tos seca, peor después de comer  á veces con vómitos peor al moverse por pasar del aire libre á una habitación caliente, (Natr. carb)

Publicado el

BRYONIA (Bryonia Alba)

BRYONIA

(Bryonia Alba)

MENTALES

1 – (+++) Delirio de mañana al amanecer, o de noche; al cerrar los ojos; durante la fiebre; al dormirse o con somnolencia; murmurante.; quieto o inquieto; salvaje. Piensa que está fuera de casa, y quiere salir de la cama e irse a su casa; habla de su casa e intenta escapar. O habla de sus ocupaciones, piensa que está haciendo negocios. Y su modo de hablar en el delirio es incoherente,
balbuceante (peor de mañana), y acompañado a menudo de un estado estuporoso o de inconsciencia, que se acentúa de mañana al levantarse, o al erguirse de estar acostado. Tiene alucinaciones: ve caras, o visiones, al cerrar los ojos especialmente; ve gente.

2 – (++) Es impetuoso, apurado, impaciente, muy irritable, sobre todo si lo contradicen; no quiere que le hablen ni que lo toquen; quiere estar solo, tranquilo; no tolera la presencia de extraños, que lo agravan. Malhumorado, discutidor, caprichoso, violento, desconfiado. “Desea cosas instantáneamente, due no puede obtener, o que rechaza al ofrecérselas, o no sabe lo que quiere.
Los niños no quieren ser llevados en brazos o levantados” (Allen).

3 – (++) El niño llora antes de toser; durante la fiebre y la sudoración; durmiendo.

4 – (++) Ansiedad al anochecer, en cama, o antes de medianoche, en la cama (lo saca de ella); con inquietud que lo lleva de un sitio a otro; con la fiebre; sin causa aparente; con sentimiento de culpa; por su salud; por el futuro, con temor a la pobreza; en la casa; hipocondriaco; mejor al aire libre. Miedo de morir, desespera de curarse; miedo a las enfermedades. Está inquieto, necesita estar ocupado, da vueltas en la cama. Se queja, se lamenta, está descontento; hay falta de confianza en sí mismo.

5 – (+) Trastornos por sentirse despreciado; por mortificación; por penas, excitación, susto, apuros; por ira.

6 Confusión mental, de mañana al despertar o caminando; como después de una intoxicación; mejor bostezando. Comprende con dificultad.

7 Otras características mentales: cobarde se asusta fácilmente suspira durante la sudoración se sobresalta grita durmiendo sonambulismo.

GENERALES

8 – (+++) Peor por el movimiento: todo en Bryonia se agrava por todo lo que signifique el más mínimo movimiento y, en contraposición, mejora por todo lo que lo disminuye o suprime. Está peor por el movimiento de las partes afectadas, por las sacudidas, por la tos o los estornudos, por los movimientos respiratorios, por esfuerzos físicos, por correr o caminar (peor aún si es rápido), ascendiendo, al levantarse, al tocarlo; tiene aversión al movimiento.

Por el contrario, está mejor por todo lo que anule el movimiento: en reposo,físico o mental; acostado en cama, acostado de espaldas y después de estar acostado y, sobre todo, acostado sobre el lado dolorido (y peor acostado sobre el lado indoloro); por la presión. Estas modalidades son especialmente destacadas en los dolores, que son muy frecuentes en Bryonia, y que pueden ser de cualquier clase, pero preferentemente punzantes, en puntadas, que predominan en el lado derecho y en cualquier órgano o tejido, y se a gravan con el movimiento, mejorando con el reposo y la presión o acostado sobre el lado dolorido.

9 – (+++) Lateralidad derecha: hay un notable predominio de síntomas en el lado derecho del cuerpo.

10 – (+++) Peor: a las 21 horas,; de mañana y al anochecer; por cambios de frío a calor; por el calor en toda forma (de la habitación, de la cama, de la estufa, de la ropa), excepto localmente en la cabeza; por acalorarse al aire libre; después del frío; por el viento frío; por el frío seco; tendencia a tomar frío; por comer pan, porotos o arvejas, repollo, alimentos flatulentos, fruta, alimentos calientes. Mejor: por el calor de la cama; por bebidas frías; por la sudoración.

11 – (++) Afecta a las membranas serosas, especialmente en el período exudativo, así como las mucosas están predominantemente secas (ver Particulares) (seca las mucosas y humedece las serosas).

12 – (+) Debilidad: al levantarse de la cama a la mañana; antes de mediodía; por el menor esfuerzo; por caminar, por sudar; durante la fiebre. Desmayos a la mañana al levantarse de la cama.

DESEOS Y AVERSIONES

13 – (++) Deseo de cerveza, vino, café, bebidas frías, de no sabe qué, de leche caliente, ostras, dulces, bebidas calientes o ácídas.

14 – (+) Aversión al café, leche, grasas y carne.

PARTICULARES

15 – (+++) Vértigo: al levantarse a la mañana; cuando está acostado, como si se hundiera en la cama; moviendo la cabeza; al agacharse; por el movímiento; levantando la cabeza; al levantarse de una silla; dando vuelta la cabeza; como si girara en un círculo. Se agarra la cabeza con las manos al toser. Calor en la cabeza durante los escalofríos. Congestión cefálica con calor en el
cerebro; cabeza caliente con cara rojo oscura y cuerpo frío, sed intensa y dolores en los miembros al moverlos. Plenitud y pesadez en la cabeza. Pesadez frontal, corno si todo fuera a salir por la frente al agacharse. Sensibilidad dolorosa del cuero cabelludo, como excoriado. Pulsaciones en la región occipital al moverse. Cefaleas violentas: a la mañana en cama, con el primer movimiento, o al levantarse o al despertar o apenas abre los ojos, cesa al anochecer; al subir escaleras; por tomar frío o durante el escalofrío; cuando está constipado; después de comer; con el coriza; al toser o tocarlo; por planchar; por cualquier sacudida; por el movimiento; por mover los ojos o la cabeza; por agacharse; por exponerse al sol; por el calor; caminando rápido o pesadamente; en tiempo frío y húmedo; mejor por la presión exterior y por el reposo. Ataques de cefaleas con náuseas, vómitos y deseos de acostarse.

Cefalea frontal al toser o moverse o agacharse o caminar; mejor por la presión; sobre el ojo izquierdo. Cefalea occipital por el calor del sol. Dolor desgarrante de un solo lado de la cabeza, más el derecho, extendido al hueso rnalar y de la mandíbula. Dolor tironeante de cabeza, mejor a mediodía; en el zigoma. Cefalea presiva, peor al toser o moverse; en la frente al agacharse; sobre los ojos; como si tuviera atado el cerebro; en las sienes, extendido a los pómulos. Sudores ácidos, aceitosos, grasosos, en la cabeza, durmiendo, peor a la madrugada. Sudor frío frontal. Cabello grasoso.

16 – (+) Dolor en los ojos: por esfuerzos visuales, al moverlos o tocarlos; ardiente en los ángulos, de noche; presivos al moverlos; dolorimiento al mover los párpados o los ojos; como si se le fueran a salir; como si tuviera arena; dolores punzantes, tironeantes. Inflamación de los ojos, peor por el calor, con enrojecimiento. Conjuntivas hinchadas y rojas, con supuración. Párpados superiores hinchados y rojos; erupciones que pican. Orzuelos. Se pegan los párpados de noche, con lágrimeo diurno. Presbicia. Ve llamas o chispas, Fotofobia.

17 – (+) Prurito ardiente en los oídos. Otalgias, peor caminando al aire libre.

Sensación de oídos tapados. Sangran los oídos. Zumbidos. No tolera ruidos.

18 – (+) Coríza: con fiebre; con laringitis; secreción nasal suprimida, o seca, dura, costrosa; verdosa; acuosa. Epistaxis al levantarse a sa mañana; por sonarse; durante las menstruaciones suprimidas; vicariantes; durmiendo; premenstrual o en el embarazo. Nariz seca y obstruida; hinchada, sensible al tacto. Ulceraciones en las narinas.

19 – (++) Cara pálida, amarillenta, terrosa; o roja (durante los escalofríos); con manchas rojas; o cianótica o rojo oscura. Hinchazón caliente, azulada o marrón; o de un solo lado, debajo de los ojos o en la raiz nasal. Nódulos e induración en la cara. Cara grasosa. Movimientos masticatorios, como si rumiara. Labios hinchados, agrietados, secos; el niño se arranca costras o pellejos, se pellizca los labios, que sangran y arden. Dolor facial, peor por esfuerzos y por el movimiento. Erupciones en el labio inferior, con ardor.

20 – (+) Lengua seca y dura, con profundas grietas; oscura y arrugada; ampollas en los bordes. Lengua marrón, amarillenta o blanca, más en el centro. Boca seca con sed ardiente o sin sed. Gusto amargo de todos los alimentos, más de mañana; gusto amargo, mejor después de beber; dulzón. Aliento pútrido. Sialorrea.

21 – (+) Dolor en los dientes: peor acostado sobre el lado que no duele, por fumar, por alimentos calientes, de noche; mejor por agua fría y acostado sobre el lado dolorido; con hinchazón de la mejilla; puntadas. Sensación de dientes alargados o flojos. Encías esponjosas, dolorosas.

22 Garganta muy seca y dolorida, como excoriada, peor al tragar; deglución difícil. Sensación de hinchazón y constricción en el esófago. Sensación de cuerpo duro y puntiagudo en la faringe. Mucosidades tenaces, arrancadas con esfuerzo. Rigidez en los costados del cuello.

23 – (+++) Sed ardiente, extrema, durante la fiebre, los escalofríos y la sudoración; de grandes cantidades por vez, a menudo o, especialmente, a grandes intervalos. Apetito caprichoso; ausente o excesivo; o aversión a la comida. Estómago alterado por una excitación. Eructos con gusto a comida; regurgitaciones después de cada comida. Hipo. Oleadas de calor en el epialastrio. Gastritis. Náuseas: al erguirse en la cama; después de comer algo que le gustó; de mañana; sentado; mejor por beber. Gastralgias: después de comer pan; por toser; durante la fiebre; por moverse; caminando. Gastralgias como calambres o cuchilladas, excoriantes, ardientes; no tolera la menor presión. Sensación de piedra después de comer o al despertar o moverse. Vomita al toser, inmediatamente después de beber, aun la más pequeña cantidad (Phosphorus); después de comer (enseguida). Vómitos amargos, biliosos,
alimenticios (por tos), acuosos, de lo sólido solamente, de sangre, de fecales.

24 – (+++) Sensación en el vientre como si fuera a tener diarrea. Distensión dolorosa del vientre. Apendicitis (uno de los remedios más importantes); peritonitis; hepatitis. Afecciones hepáticas. Dolores de vientre: durante la tos, como si fuera a tener diarrea; al moverse; mientras defeca; al destaparse; en la región ileocecal e inguinal. Dolorimiento en el hipocondrio derecho, peor por sacudidas y movimientos. Cólico hepático (uno de los mejores medicamentos). Dolores en el hígado, peor al tocarlo, respirar ó toser, mejor acostado del lado derecho; extendidos al estómago y espalda. Dolores en el azo. Puntadas en la ingle derecha, al inspirar hondo; en el hígado, al toser ó respirar hondo. Hinchazón dura en los hipocondrios y ombligo. Vientre distendido, con gorgoteo y flatos.

25 – (++) Constipación, con heces difíciles y muy grandes e inactividad rectal. Diarrea: de mañana, después de levantarse y moverse; en tiempo caluroso; por fruta o por el menor desarreglo alimenticio; peor por moverse; con cólicos; alternando con constipación. Flatos ofensivos. Dolor ardiente en el recto después de defecar. Heces secas, escasas, duras, como quemadas; grandes;
lientéricas; amarillas; ofensivas o pútridas (como queso podrido); marrones (en bebés).

26 – (+) Urgencia para orinar; cuando suda; micción involuntaria, peor al moverse ó toser. Orina turbia, al reposar; marrón, oscura ó roja, con sedimento rosado; escasa, caliente. Ardor uretral antes de orinar; dolor cortante ó constricción orinando.

27 Erupción roja, miliar, pruriginosa, en el glande. Puntadas en los testículos estando sentado.

28 – (++) Menstruaciones marrones, frecuentes, ofensivas, vicariantes; suprimidas (con epistaxis); profusas, con sangre rojo oscura. Metrorragias. Dolor en los ovarios y en el útero, peor por el movimiento ó caminando; puntadas en los ovarios al moverse. Inflamación del labio mayor izquierdo.

29 Dolor en la tráquea, al toser. Ronquera. Deseos de respirar profundamente. Disnea peor al moverse. Los dolores en general, y las puntadas en el tórax en particular, le cortan la respiración. Respiración ruda, áspera, suspirosa. Tos: al respirar hondo ó entrar en una habitación caliente; seca, durante la fiebre, como si viniera del estómago; debe agarrar el tórax con ambas manos; por irritación en el epigastrio, por hablar o fumar, por comer o beber (con vómitos); como si tuviera humo en la laringe; floja a la mañana;
dolorosa, como si fueran a estallar la cabeza y el tórax; espasmódica.

Expectoración: de mañana; marron sanguinolenta o estriada de sangre herrumbrosa; mucosa y fría; amarillenta; de sangre. Catarro en el pecho; congestión. Sensación de constricción en el tórax, con edemas. Bronquitis; neumonía, especialmente derecha; pleuroneumonía; pleuritis, sobre todo reumática. Mastitis, “senos pesados, duros corno piedra y pálidos, calientes y dolorosos; debe sostenerse los pechos” (Allen). Leche aumentada (chorrea) o suprimida, o ausente. Dolores en el tórax: por tos; durante los escalofríos, durante la inspiración; peor el movimiento, los estornudos y al respirar profundamente; mejor acostado sobre el lado dolorido y por la presión. Dolor en el medio del pecho, mejor por la presión de la mano; en los costados durante la tos, al inspirar, al reir, al moverse, al respirar profundamente; en el esternón y detrás, al toser. Dolor quemante en el costado derecho cortante al inspirar ó moverse. Dolorimiento por toser; se agarra el tórax cuando tose; al inspirar; mejor sentado erguido. Puntadas durante los escalofríos y la fiebre, al toser, inspirando, moviéndose y al respirar profundamente; mejor acostado sobre el lado dolorido y por la presión; puntadas en el costado derecho al respirar; en los costados, al toser ó pnspirar. Sensación en el tórax como si se le desprendiera allí todo y cayera en el vientre.

30 – (+) Latidos cardíacos muy fuertes, con opresión. Dolores precordiales agudos, punzantes. Endocarditis, pericarditis.

31 – (++) Dolor de espalda: reumático, al toser, al moverse. Dolor lumbar al darse vuelta en la cama, le es casi imposible. Dolores sacros con rigidez, que no le permiten caminar erguido. Dolor debajo del omóplato izquierdo, extendido al corazón, peor por toser y respirar. Puntadas en la espalda al toser o moverse. Rigidez dolorosa en la nuca. Manchas rojas en los costados del
cuello; miliares, con prurito.

32 – (+++) Calor en las palmas. Artritis con dolor, enrojecimiento e hinchazón, especialmente en la rodilla y pie, codos, manos y dedos. Dolores en las extremidades durante la fiebre, durante la gripe, al moverse; dolor reumático agudo; en tiempo frío. Dolores articulares peor por el movimiento. Dolores reumáticos en los miembros superiores (peor al moverse) y en los inferiores.
Ciática, peor por el movimiento. Puntadas en las articulaciones; en el brazo al moverse. Rigidez en el codo, con hinchazón reumática y dolor peor por el movimiento. Rigidez reumática dolorosa en la rodilla. Hinchazón articular reumática en las rodillas o edematosa; del pie, al anochecer, caliente; del dorso del pie. Tensión: en el tobillo, peor por el movimiento; en el pie estando sentado o al caminar. Debilidad en la rodilla, mejor en reposo.

Temblores constantes en brazos y dedos. Sensación de muñeca dislocada al moverla; de tobillo y pie dislocados al caminar. Calambres en las pantorrillas, de noche y de mañana. Pies hinchados, con calor y enrojecimiento. Ulceras pútridas en los miembros inferiores.

33 – (+) Sueños: que está ocupado; con hechos del día anterior. Duerme de espaldas. Insomnio antes de medianoche. Bostezos constantes. Somnolencia después de almorzar. Duerme con los ojos semiabiertos. Tarda en dormirse. El sueño no lo descansa. Sobresaltos, con susto, al dormirse o dormido. Delirío y gritos apenas cierra los ojos para dormir, o al despertar.

34 – (+++) Escalofríos: de mañana, al anochecer o de noche, antes de medianoche; después de un acceso de ira; mejor al aire libre; en otoño; comienzan en las puntas de los dedos de las manos y de los pies o en los labios; al moverse; de un solo lado, sobre todo el derecho; no mejora por el calor de la habitación ni de la estufa; con cuerpo frío. Fiebre terciana. Fiebre: al anochecer después de estar acostado; de noche, calor seco y quemante, a las 21 horas; antes de medianoche; catarral; remitente; en otoño; de un solo lado; con ausencia de sudores. Sarampión (uno de los principales remedios). Sudores: al aire frío, caminando al aire libre; después de comer; al moverse; de olor ácido; aceitosos. Los síntomas mejoran con los sudores. Trastornos por sudores suprimidos.

35 – (++) Piel ardiente, seca; húmeda; amarillenta; fria. Prurito ardiente. Sarampión. Petequias. El rash retrocede en las fiebres eruptivas o evoluciona lentamente. Erupciones suprimidas. Hinchazón de la piel: ardiente, edematosa, dura, inflamatoria; pálida; brillante; con pinchazos. Ulceras: con sensación de frío; fistulosas. Erisipela en las articulacíones. Sabañones. Callos dolorosos al tocarlos. Nódulos duros.

COMPLEMENTARIOS:
Alumina Rus Tox.

Publicado el

BELLADONNA (Atropa Belladonna)

BELLADONNA

(Atropa Belladonna)

MENTALES

1 – (+++) Delirio violento, rabioso, salvaje, maníaco, generalmente acompañado de alucinacines (ver 2) y otros síntomas mentales; con cara roja, cabeza caliente, midriasis, ojos inyectados, mirada salvaje, intensos latidos en las carótidas y congestión general, peor de noche; durante el escalofrío y la fiebre; durante las convulsiones; con somnolencia o insomnio; durmiendo o al dormirse. Delirio horroroso, que lo asusta, murmurante, ruidoso, paroxístico, locuaz o ansioso, alegre, con risas; se rie ruidosa y sardónicamente, en forma lspasmódica. Rabia ó furia violenta, convulsiva, que se renueva al tocarlo o al ver el agua, con terrible e incrementada fuerza; peor al anochecer y de noche; tira del pelo de los que están cerca o se tira de su propio cabello; no reconoce a sus familiares; escupe en la cara, muerde (aún la cuchara y, sobre todo, en niños); rechina los dientes; ladra ó gruñe como un perro; patea; quiere desnudarse en el delirio; golpea a objetos imaginarios, a sí mismo, su vientre, su cara, su cabeza contra la pared; tira, desgarra, destruye sus ropas y las de cama; grita, canta (alternando con gruñidos), silba, baila (a veces como un salvaje); habla en forma incoherente, sin sentido, ininteligible u obscena, ó muy rápido ó muy alto ó pasa de un tema a otro rápidamente;insulta; y, por  el miedo que tiene a sus alucinaciones, quiere escapar corriendo, ó salta por la ventana o de la cama, o bien se esconde. Estos tres tipos de reacción ante el miedo, atacar, esconderse o huir, propios de todo ser vivo ante el peligro, son debidos, en el caso particular de Belladonna, al miedo que le producen las alucinaciones e ilusiones que le sobrevienen en su delirio. Semjante sintomatología se ve en cuadros de hidrofobia (con temor al agua y agravación al ver objetos brillantes y el agua) y en francos cuadros maníacos ó demenciales, así como, más atenuadaos, en cefaleas y estados febriles muy agudos, con elevada temperatura. “Esta excitación y delirio que sobrevienen en la fiebre, son muy a menudo mejorados comiendo un bocado de algún alimento liviano” (Kent).

2 – (+++) Alucinaciones, la mayoría visuales y peor de noche: ve animales horribles (o negros, en las paredes, o cucarachas), gatos, perros negros, insectos, toros, ratones y ratas, serpientes, lobos; ve fantasmas, espectros, espíritus, negros, en la oscuridad, que lo asustan; ve objetos o personas negros; ve caras horribles, al cerrar los ojos; ve visiones horribles o monstruos al cerrar los ojos y en la oscuridad; ve gente al cerrar los ojos; ve horcas y tiene miedo; siente que flota en el aire o vuela; alucinaciones eróticas o religiosas; piensa que lo van a asesinar, que es perseguido por enemigos o por la policía; que lo cortan en dos; cree que él apuñaló a una persona que pasó cerca de él en la calle; se imagina estar soñando cuando está despierto, se siente como en un sueño; ve pepinos sobre la cama; tiene visiones de fuego; ve diablos, soldados; cree que visita un cementerio; oye voces de gente ya fallecida o ruidos.

3 – (+++) Tiene miedo: constante de todo; al despertar; a los perros (es el remedio más destacado); a los animales o a cosas imaginarias (ver 2); de noche; a la oscuridad; en la multitud, a fantasmas; a los hombres; a ruidos; al agua; a las horcas; de ser envenenado; a morir (más si está solo), a una muerte inminente; a que se le acerquen o lo toquen; desea la luz; de estar solo. Miedo con deseos de escapar, o salta de la cama. Miedo alternando con estados maníacos o con serenidad o con rabia. Miedo con sobresaltos o temblores.

4 – (++) Belladonna tiene mucha actividad durante el sueño, y esto concuerda con los que sostienen que el contenido onírico es semejante al de los estados delirantes: habla, delira, canta, llora, se queja, pelea, está ansioso, patea, de sobresalta (y al dormirse).

5 – (++) Cleptomanía.

6 – (++) Sentidos muy agudos. Gran hipersensibilidad: a la luz; a los olores fuertes; a los ruidos (al más mínimo ruido); a los objetos brillantes (lo agravan); al dolor; en niños especialmente, y en la pubertad.

7 – (++) Se queja casi constantemente; no puede contener el llanto; llora fácilmente, especialmente durante los escalofríos, la fiebre y los sudores, y antes y durante la tos, o con los dolores o las convulsiones. Llanto en niños cuando lo reprenden. El llanto lo agrava, y está peor por el consuelo.

8 – (++) Hace gestos ridículos o violentos, pellizca las cobijas; movimientos carfológicos; palmotea o hace movimientos involuntarios y rápidos con las manos.

9 – (++) Se sobresalta al dormirse, al despertar; cuando lo tocan; por susto. Se asusta fácilnwnte; al despertar. Trastornos por susto.

10 – (+) Inquietud ansiosa que lo saca de la cama o lo hace ir de una a otra, o dar vueltas en la cama; peor durante las cefaleas y la fiebre. Ansiedad peor de noche durante la menstruación.

11 – (+) Tiene presentimientos de muerte; está cansado de la vida, con tendencias suicidas, ahogándose, colgándose, tirándose desde una altura o por una ventana, ó con un cuchillo; por dolores.

12 – (+) Tendencia a estar sentado rompiendo alfileres; quieto, tranquilo; taciturno, con aversión a la compañía, y memoria escasa, hasta la imbecilidad. O bien está apurado, especialmente en los movimientos, en el hablar, con locuacidad, gran claridad mental y memoria activa. Modo de ser alternante o variable.

13 Irritable, al despertar, por la mañana; peor por consuelo. Caprichoso, obstinado, peleador, resentido, desconfiado. Trastornos por ira, con ansiedad y con susto.

14 Otros aspectos mentales: Ninfomanía Afecciones religiosas; siempre está orando. Remordimiento Locura puerperal Inconsciencia durante el escalofrío y la fiebre (estupor en niños con meningitis o congestión cerebral) Timidez.
GENERALES
15 – (+++) Belladonna encuentra su principal indicación en procesos agudos, de aparición brusca y violenta, muy a menudo inflamatorios (sobre todo de cerebro, pulmones, hígado y garganta) y generalmente febriles, en los que siempre están presentes una serie de signos objetivos que no permiten dudar: cara de color rojo vivo, mirada brillante, midriasis, latidos y dilatación en toda arteria superficial, sobre todo en las carótidas, y taquicardia con pulso lleno y duro. Y en general se ve:

a) Calor local violento, que se irradia intensamente; basta acercar la mano para sentirlo;
b) Enrojecimiento al rojo vivo, encendido;
c) Ardor, objetivo y subjetivo, como fuego;
d) Pulsaciones ó latidos;
e) Hinchazón;
e) Gran dolor.

16 – (+++) Los síntomas tales como fiebre, sudores, espasmos, convulsiones, etc., y, especialmente, los dolores, aparecen y desaparecen bruscamente. “Es uno de los remedios más dolorosos”, y sus dolores son habitualmente martilleantes, pulsátiles, terebrantes, ardientes, cortantes, pinchantes, presivos, como si rasparan, punzantes o desgarrantes, agravándose por las sacudidas, los movimientos, la tos, la luz, el tacto y el frío. Vienen en accesos cortos, paroxísticos, y se acompañan de enrojecimiento de cara y ojos.

17 – (+++) Convulsiones, sobre todo en niños, con fiebre alta, durante la dentición; durante la menstruación y el puerperio; por excitación, por objetos brillantes o por vejación o al ver agua; peor por la luz y cuando lo tocan; predominando del lado derecho o en un solo lado; precedidas de un aura curiosa: como si le corriera un ratón por la piel; comenzando en el brazo; con caída, a veces hacia atrás; con parálisis. Corea. Tétano, por heridas en las plantas de pies y dedos.

18 – (++) Peor: A las 15 horas, o de 15 a 3 de la madrugada; después de mediodía y al anochecer; a las 23 horas; después de medianoche; por sacudidas, movimientos y tos; acostado (más sobre el lado dolorido [o mejor]); caminando rápido; al comenzar a dormir o durante el sueño; por corrientes de aire, por cambios de tiempo; por el frío y después de enfriarse una parte del cuerpo o por aplicaciones frías; tendencia a resfrios; por baños fríos; por exponerse al sol (insolación, sobre todo por dormir al sol) y en verano; en primavera. Mejor: parado; si la mano apoya en el sitio afectado o doblando esa parte;
acostado sobre el vientre; apoyando la cabeza contra algo; por el calor.
Lateralidad derecha.

19 – (++) Efectos o secuelas de la escarlatina. Belladonna es, además, su principal preventivo, ya desde Hahnemann, en la mayoría de las epidemias, mediante dos o tres tomas diarias a la 30ch. Así también es uno de los medícamentos más habitualmente indicados en la enfermedad ya manifestada. Asimismo, se lo considera “el mejor preventivo de la hidrofobia, dándolo a la 30ch. cada 3 o 4 días, y luego más espaciadamente, basado en las siguientes características: temor al agua, muerde, miedo a los perros, espasmos de garganta, no puede tragar” (Tyler).

20 – (+) Sensación de constricción interna y en los orificios; sensación de banda. Sensaciones ondulatorias. Estrecheces postinflamatorias. Reblandecimientos óseos.

DESEOS Y AVERSIONES

21 – (++) Deseo de limonada, de cerveza, de pan, de pan y manteca, de bebidas frías, de alimentos líquidos. Aversión: al agua, a alimentos calientes, a la leche (al olor), a la carne, al café, a las grasas, a los ácidos, a la cerveza, a la sopa, a las verduras.

PARTICULARES

22 – (+++) Vértigo: a la mañana al levantarse; durante las cefaleas; al erguirse *e estar agachado; al agacharse; al darse vuelta en la cama. Cabeza sensible a las corrientes de aire; peor por destaparse la cabeza o cortarse el cabello.
Sensibilidad del cerebro a la menor sacudida o a golpear los pies en el suelo; shocks si camina rápido. Sensaciones de ondas en la frente. Congestión cefálica: con cara roja; durante las convulsiones, durante la constipación; por supresión de la menstruación (o antes o durante) o cuando está rabioso. Cabeza caliente: con extremidades frías; durante la diarrea. Pulsaciones o latidos en la cabeza, peor al agacharse, que terminan en golpes; en la región occipital al moverse. Sensación de algo que sube en la cabeza y desaparece. Sacudidas de la cabeza al caminar rápido o subir escaleras. Hunde la cabeza en la almohada o está en rotación. Apoplejía, hemorragia cerebral. Encefalitis, meningitis (tal vez sea el mejor remedio). Cefaleas; es, seguramente, el
medicamento más utilizado, muchas veces por rutina; martilleantes o pulsátiles, enloquecedoras, paroxísticas, violentas; con cara roja; vómitos y diarrea; peor después de mediodía y al anochecer, de 16 a 3 de la madrugada; por aire frío o al tomar frío, especialmente en la cabeza; después de cortarse el cabello; al subir escaleras, al atarse el cabello hacia arriba; durante los escalofríos y la fiebre; al toser; con el coriza; al descender; al acalorarse, por el calor de la cama, en verano, por exponerse al sol; por cualquier sacudida; durante la menstruación; caminando; por la luz; por el movimiento o al mover o sacudir la cabeza, los ojos o los párpados; por ruidos; al levantarse de estar acostado (o lo mejora); taconeando pesadamente y al agacharse. Las cefaleas mejoran apoyando la cabeza contra algo, acostado en una habitación oscura; por la presión. Cefalea frontal pulsátil, peor por tos y movimiento, al dar pasos o caminando al aire libre; mejor por cerrar los ojos y por la presión; extendida a la nuca. Cefalea como un cuchillo de una sien a la otra. Cefaleas presivas, peor por esfuerzos, por esfuerzos mentales, mientras lee, al sacudir la cabeza o por el taconeo; mejor sentado o sentándose en la cama. Congestión cefálica; durante las convulsiones.

23 – (+++) Midriasis: durante la fiebre; o insensibilidad de las pupilas a la luz. Ojos brillantes; mirada torcida; con sensación de sequedad y calor, y pulsaciones. Lagrimeo corrosivo. Fotofobia; durante el escalofrío. Inflamación catarral de los ojos por frío, con conjuntivas muy rojas, peor por el calor.
Movimientos convulsivos. Gran sensibilidad a los objetos brillantes. Mirada salvaje. Mirada fija durante la cefalea, con dolor en los ojos, peor por la luz. Equimosis ocular. Protuisión de los ojos. Hemorragia retiniana. Glaucoma.
Pesadez y caída de párpados; se le cierran involuntariamente. Supuración del orificio lagrimal. Párpados hinchados e invertidos. Conjuntivas amarillentas.
Estrabismo. Amaurosis. Abertura espasmódica de los ojos. Niños que duermen con los ojos semiabiertos. Ve un halo de colores alrededor de la luz; ve los objetos rojos. Ve llamaradas, fuego, destellos o chispas. Visión temblorosa.
Ceguera nocturna.

24 – (++) Otalgias de todo tipo, especialmente del lado derecho, con dolor facial ó extendidas hacia abajo, al cuello. Supuración de los oídos. Hipersensible a los ruidos; o hipoacusia o sordera, como si hubiera una piel Helante de los oídos. Pulsaciones. Ruidos en los oídos, rugidos, zumbidos, timbres.

25 – (+) Coriza con tos; de un solo lado; alternando con obstrucción; con secreción. Olor pútrido, fétido. Sequedad nasal. Punta de la nariz hinchada, roja y ardiente; nariz inflamada. Ulceraci6n dolorosa en las narinas. Nariz muy fría. Epistaxis de sangre rojo brillante, con coágulos; peor de noche y de mañana, con cara roja. Olfato agudo, peor por olores fuertes o del humo de tabaco; o disminuido, ausente.

26 – (+++) Cara roja, de un rojo ardiente o rojo oscuro o rojo cianótico, con calor ardiente, especialmente en los estados feriles, durante las cefaleas, con la tos o en las odontalgias, cuando está sentado y en la rabia maníaca. La cara roja es característica de Belladonna, y acompaña a todos sus síntomas. Colores cambiantes en la cara. Palidez que, a veces, alterna súbitamente con rubor; o cara amarillenta. Sudores. Pústulas o rashes; puntitos rojos dolorosos en los ángulos de la boca o mentón. Manchas rojas o escarlata en la cara. Erisipela facial. Expresión feroz; risa sardónica. Movimientos convulsivos en la cara, peor en la boca, que está tironeada hacia arriba.

Labios hinchadas, duros y secos, sobre todo el superior con tensión de la piel. Hinchazón de un lado de la cara. Parotiditis aguda, peor a la derecha, con hinchazón y puntadas. Paperas (es uno de los mejores remedios iniciales).
Mandíbulas apretadas; trismo. Boca medio abierta o espasmódicamente cerrada.
Neuralgia facial, sobre todo a la derecha, que aparece y desaparece de golpe, y que se extiende al oido; inflamatorio; peor por el tacto y por las sacudidas. Dolor cortante a la derecha, punzante o desgarrante, peor por el movimiento. Espasmos faciales.

27 – (++) Boca seca, caliente, especialmente en la lengua; inflamada y roja; sin sed. Papilas de la lengua enrojecidas y erectas. Lengua rígida, hinchada, pesada, temblorosa; dormida, fría. Dificultad para hablar, tartamudeo; mudez.

Gusto a sangre al toser. Ausencia de gusto. Espuma bucal, a veces rojiza, con olor a huevos podridos. Aliento fétido de mañana. Saliva y mucosidades espesas. Excoriación en la cara interna de las mejillas; ulceración del orificio de las glándulas salivales.

28 – (++) Rechina los dientes; peor durmiendo. Odontalgia pulsátil, con hinchazón de las mejillas; dolores neurálgicos, peor al aire libre, al tocar o masticar o por trabajo intelectual; aparecen y desaparecen de repente.

Trastornos por la dentición. Encias hinchadas, sangrantes, dolorosas.

29 – (+++) Inflamación aguda de la garganta, sobre todo a la derecha, y de las amígdalas, con irritación, ardor, gran enrojecimiento (de garganta, amígdalas y úvula) e intensa sensación de sequedad y de estrechez al tragar, con dolores de todo tipo, en especial al hablar y tragar líquidos, e hinchazón; con dolores extendidos al oído. Sensación de cuerpo extraño, con carraspeo.
Constante tendencia a tragar. Espasmos de esófago. Se atraganta al irse a dormir. Garganta dolorida por aire frío. Manchas rojas en el cuello. Dolor e hinchazón de los ganglios cervicales; induración. Pulsaciones fuertes en las harótidas; venas del cuello hinchadas. No tolera la ropa en el cuello.

30 – (++) Gastralgias peor por las sacudidas del caminar o el traqueteo en vehículos, por el movimiento y al caminar,extendidas a la espalda, entre los hombros. Sed durante la fiebre. Eructos ácidos, amargos ó pútridos. Náuseas al empezar a comer ó después del desayuno o al aire libre. Arcadas y vómitos alimenticios, biliosos, sanguíneos o ácidos; con diarrea, o con vértigo, calor y sudores. Hipo espasmódico. Pulsaciones y ardor en el epigastrio. Gastritis.
Duodenitis.

31 – (++) Dolores de vientre de todo tipo, que vienen y se van rápidamente: peor por el movimiento, por la presión; mejor acostado boca abajo y doblándose; como si le arrancaran con las uñas; por constipación. Dolores en el hipocondrio derecho, peor acostado sobre el dolor, por sacudidas y al toser; en el hipogastrio al respirar o por sacudidas ó movimientos. Dolores en el
hígado al respirar; paroxístico; cólicos hepáticos, peor por sacudidas y acostado sobre el lado derecho. Dolor de tironeo hacia abajo premenstrual y durante la menstruación; presivo en el hipogastrio haca los genitales femeninos o hacia afuera y abajo. Hernia estrangulada. Calor y gran ansiedad en el vientre, con prurito. Dolorimiento de todo el vientre, como si estuviera excoriado y en carne viva. Vientre tenso y distendido, más en los hipocondrios. Peritonitis; apendicitis; hepatitis.

32 – (+) Heces involuntarias y formadas, duras, de noche en la cama y al orinar.
Heces duras y escasas; constipación. Diarrea en pequeñas deposiciones; con tenesmo. Heces: blanquecinas, verdosas o acuosas. Disenteria. Sudores antes de defecar; estremecimientos durante. Estrechez espasmódico del recto. Prolapso anal. Hemorroides sangrantes, con dolores de espalda como si se rompiera.

33 – (+) Dolor renal ardiente. Dolor en la vejiga, sobre todo en el cuello, peor por sacudidas. Micciones frecuentes de noche; disuria; goteo, retención de orina. Enuresis por dificultad para despertar al niño. Cistitis. Sensación de que se mueve un gusano en la vejiga; presión nocturna. Dolor cortante en los uréteres, cólico renal. Nefritis. Dolor en la próstata, peor por sacudidas.
Estrechez uretral, espasmódica o no. Orina: quemante, oscura; copiosa, acuosa; turbia, amarillenta, sanguinolenta; con sedimento espeso, rojo ó blanquecino.

34 – (+) Dolores tironeantes en los cordones espermáticos, peor al orinar.
Nódulos blandos e indoloros en el glande. Retracción del prepucio. Orquitis con testículos duros, retraídos y doloridos. Poluciones con flaccidez del pene. Sudores nocturnos en los genitales. Sale líquido prostático. Deseo sexual disminuido, con indiferencia a toda excitación.

35 – (+++) Menstruaciones copiosas, de color rojo vivo mezcladas con coágulos oscuros, de sangre fluida conteniendo coágulos; o pálidas; calientes como cera derretida; dolorosas, frecuentes o tardías, ofensivas; suprimidas.
Premenstrual: fatiga, cólicos, anorexia y visión turbia. Durante la menstruación: cólicos, bostezos, escalofríos, angustia, sed ardiente, dolores como calambres en la espalda y brazos, sudores nocturnos en el tórax.
Hemorragia intermenstrual. Metrorragias activas, profusas, de aparición brusca, de color rojo vivo con coágulos; o coágulos mezclados con sangre bíquida oscura. Contracción espasmódica del cuello uterino durante el trabajo de parto, especialmente en primerizas añosas; contracción del útero en reloj de arena; retención de placenta con hemorragias; entuertos. Aborto.
Desplazamiento del útero; prolapso e induración. Vagina seca. Ovaritis; metritis. Pólipos uterinos. Dolor en el ovario derecho peor por el movimiento y antes y durante la menstruación. Dolor en el útero, paroxístico, peor por sacudidas, por el movimiento y por caminar; viene y se va de golpe; durante la menstruación. Dolor de tironeo hacia afajo (“bearing down”), como si fuera a salir todo, peor de mañana, durante la menstruación o caminando; mejor sentada erguida o parada; se sostiene el vientre con las manos. Dolores de parto falsos o que cesan; muy débiles.

36 – (++) Constricción y sensibilidad laríngea, con sequedad y aversión a beber; sensación de cuerpo extraño en la laringe. Cosquilleo; irritación laríngea por aire frío. Ronquera cuando grita o llora, dolorosa. Voz áspera; nasal; afonía.
Dolor laríngeo al toser, al tragar, al tocar (se ahoga); al respirar; al moverse. Laringitis. Laringismo estriduloso. Tos atormentadora, violenta, agotadora; paroxística, de noche; espasmódica después de mediodía y a la noche; seca, como ladrido, ronca, hueca, persistente; por sensación de cuerpo extraño o humo en la laringe o por irritación o cosquilleo laríngeo; al respirar hondo; termina en un estornudo. Coqueluque, con epistaxis y micción involuntaria. Expectoración sanguinolenta, rojo vivo. Taquípnea o respiración lenta, irregular. Ansiedad precordial. Constricción convulsiva en el tórax; pulsaciones; calor. Dolor en el tórax durante la tos. Puntadas, peor acostado sobre el lado dolorido o por el movimiento; en el costado derecho.

Dolorimiento en los senos al bajar o subir escaleras. Mastitis. Leche aumentada; chorrea; ó ausente.

37 Violentos latidos cardíacos, que a veces se sienten en la cabeza.
Palpitaciones al ascender. Temblor en el corazón, con dolor presivo y angustia.

38 – (++) Dolor de espaldas al toser y al moverse. Dolor en la columna al toser ó por sacudidas, aún en la cama; como cuchilladas en las vértebras; mordientes en la columna, con la tos. Dolores como calambres, con rigidez, en el sacro, coxis y toda la espalda, peor durante la menstruación. Dolor como si fuera a romperse la espalda; durante la menstruación o al suprimiese la misma; en la zona cervical y lumbar. Dolores reumáticos tironeantes, como de dislocación, en la espalda y entre los omóplatos. Rigidez en la espalda al levantarse de una silla. Opistótotios. Meningitis espinal. Dolores axilares. Sudores ácidos en la nuca.

39 – (++) Manos frías con cabeza caliente. Miembros superiores fríos. Calor y pesadez en las manos. Calambres en manos y pies; extensión espasmódica de las piernas al despertar. Movimientos convulsivos en las extremidades; movimientos hacia arriba y luego violentamente hacia abajo. Sensación de un ratón corriendo en los miembros superiores; antes de un ataque epiléptico. Sensación de parálisis en el brazo; debilidad en los antebrazos. Artritis agudas con dinchazón; hinchazón roja en los miembros superiores. Dolor en el brazo; tironeante en el derecho; dolor paralítico; paroxístico en los miembros inferiores. Dolorimiento en el muslo que mejora caminando. Puntadas en los muslos y encima de la rodilla, estando sentado. Parálisis de piernas y pies.

Ciática que aparece y desaparece de golpe, peor por sacudidas. Tensión en los tendones del muslo. Deambulación inestable. Flebitis. Hinchazón y hormigueo en los pies.

40 – (+) Sueños de caidas; ansiosos; de ladrones y asesinos. Tiene sueño y no puede dormir. Sueño comatoso; profundo; semiconsciente; inquieto. Ataques de somnolencia y letargia, con inmovilidad del cuerpo.

41 – (+++) Escalofríos al anochecer, que comienzan en los brazos, peor después de comer; mejor por el calor exterior. Estremecimientos con calor en la cabeza. Fiebre especialmente al anochecer y de noche, con calor seco y ardiente, o con sudores; alternando con escalofríos (o éstos están ausentes); con delirio furioso; con vasos dilatados. Fiebre quemante, seca, intensa, con delirio, calor externo y convulsiones; con aversión a destaparse. Fiebres inflamatorias. Fiebres exantemáticas. Escarlatina. Fiebre puerperal. Sudores en las partes cubiertas; profusos; durmiendo; que aparecen y desaparecen bruscamente, marchan o tiñen la ropa de amarillo. Trastornos por supresión de sudores.

42 – (++) Piel ardiente, brillante, sensible, pálida o roja, con manchas rojas o escarlatas; seca, con incapacidad para transpirar. Erupciones descamantes, dolorosas; rashes intensamente rojos o escarlatas; escarlatina. Carbunco. Erisipela, lisa o con hinchazón; sensación de hinchazón. Ulceras con dolor cortante, dolorosas, induradas. Dolores cortantes en la piel. Gangrena.
Petequias. Erupciones miliares. Vesículas muy dolorosas, con descarga serosa.
Excoriaciones sangrantes en los pliegues articulares. Pústulas con bordes blanquecinos y edema; en cada Primavera. Ulceras ardientes; con secreción purulento y sanguinolenta. Sabañones.

COMPLEMENTARIOS:

Calcarea Carbónica.